nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

“Sixta presentía la muerte” dijo su esposo acompañado del pastor de la Iglesia a la que pertenece la familia

23 personas murieron en el percance de un bus de la empresa ‘Cootransmayo’, ocurrido la madrugada del martes.

  • Policial/Judicial    
  • 24 jul 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

23 personas murieron en el percance de un bus de la empresa ‘Cootransmayo’, ocurrido la madrugada del martes, en la vía que de Puerto Asís (Putumayo) lleva a la capital de Nariño.

Más de un centenar de personas esperan la entrega de los cuerpos sin vida de sus seres queridos en el hospital José María Hernández, de Mocoa.

A las afueras del sanatorio, desde las cinco de la mañana de hoy, empezaron a llegar los familiares con sus dramas, agudizados por la demora en la entrega de los familiares.

Según las directivas del hospital, 22 de los 23 cuerpos ya fueron plenamente identificados, y serán entregados a las 10: 00 a.m. de hoy, luego de una reunión en la que, la Policía de Carreteras, les contará a los familiares las hipótesis sobre las causas del trágico accidente.

En medio de llantos, las familias verificaban en dos listados colocados a la entrada del hospital, si sus seres queridos estaban entre los vivos (heridos) o en el listado de los muertos.

El primero en llegar esta mañana fue Maximiliano de la Cruz, de 72 años, quien se enteró de que su esposa, Sixta Alejandrina Toro, de 62 años, y su hijo Víctor, de 19, estaban en el listado de los muertos.

El hombre, un comerciante retirado nacido en Puerto Asís y que vive en Palmira, llegó a Mocoa la madrugada de hoy, acompañado por varios familiares de Sixta, y hasta por el pastor de la Iglesia a la que pertenece la familia: La Pentecostal.

Sixta, quien vivía en Palmira (Valle), con su esposo y con Víctor, el único hijo que había tenido con Maximiliano, viajó a Puerto Asís hace 15 días a visitar a unos familiares, y había decidido viajar a Pasto para visitar a una hermana.

“Sixta presentía la muerte; yo hablé con ella a las siete de la noche y me dijo, mijo, allá (en Pasto), no me demoro mucho, por ahí unos cinco días, claro, si DIOS quiere, no sea que nos quedemos enredados por ahí en ‘La Mesa’ (zona donde fue el accidente); y así fue, ahí murieron”, dijo Maximiliano a EL TIEMPO.

De la Cruz, espera que, como se comprometieron en el hospital de Mocoa, hoy le entreguen los cuerpos sin vida de su esposa y su hijo, para darles cristiana sepultura en Puerto Asís, de donde son la mayoría de las víctimas del accidente.

Como él, están los familiares de Francisco Javier Pantoja, conductor; Mauro Homero López, ayudante; Agustín Bolaños, Adriana Milena Rosero, Marina Catalina Checa, Manuela Zapata, Leydi Carolina Buitrol, Dany Ordóñez Ortega, auxiliar de Policía; María Catalina Buitrago Recalde, Ana Lucía Recalde, Ángela Daniela Riascos, Juan Bautista Cisneros, Hollman Jair Lasso, Teresa Burbano, Jaime Burbano, Juan Antonio Muñoz, Sonia Baltán Ramírez, Aura Pérez, Hernán Castro Garzón y Jennifer Alexandra Erazo.

Sus cuerpos son esperados a la salida del hospital, por sus seres queridos, y por una fila de carros de funeraria, que se agolpan esperando llevar los cuerpos a sus lugares de origen.