nav
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Asesino de pastor evangélico no recuerda haberlo matado

El joven de 26 años Carlos Ramos Niño, aseguró,que no recuerda haber matado a Juan Méndez, al que “golpeó y atropello varias veces con su vehículo”.

  • Policial/Judicial    
  • 18 nov 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

El joven de 26 años Carlos Ramos Niño, acusado de matar en 2005 a un pastor de 60 años en Fuente Álamo, aseguró, durante la primera sesión del juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Murcia, que no recuerda haber matado a Juan Méndez, al que “golpeó y atropello varias veces con su vehículo”.

Así lo sostienen la fiscalía y la acusación particular, que piden entre 19 y 21 años de cárcel, respectivamente, por asesinato.

La visita se inició hoy con la constitución de un jurado popular, compuesto por siete mujeres, que deberá decidir sobre la culpabilidad de este joven soldador, vecino de la diputación cartagenera de El Albujón, acusado de dar muerte en agosto de 2005 a un pastor “al que no conocía de nada”, según la defensa del fallecido, en el paraje de Venta Utrera en Fuente Álamo.

Ramos Niño declaró en su interrogatorio ante el tribunal que sólo recuerda del día de los hechos haber pasado con su vehículo ante el paraje donde se encontraba el pastor, que se paró con su coche “a ver a las ovejas” y que el hombre le golpeó en la cabeza con un palo.

Tras insistir en que no recordaba nada de las circunstancias de la muerte del pastor, el acusado aseguró que lo siguiente que recuerda es que su hermano le llamó al trabajo “para decirme que si había hecho algo y que me fuera a casa”.

La Fiscalía y la Acusación Particular sostienen, sin embargo, en las diligencias provisionales que el acusado golpeó con saña al pastor y que, una vez en el suelo, le atropelló con el vehículo que conducía pasando varias veces las ruedas por encima de su cabeza.

José Muelas, abogado de Juan Méndez, aseguró en su intervención antes de iniciar el interrogatorio que a los familiares del pastor “no les mueve afán de venganza sino la intención de impedir que vuelva a ocurrir algo así en esta comunidad autónoma”.

Muelas señaló que Ramos actuó consciente de lo que hacía, “como lo prueba el que pasara con su vehículo varias veces por encima de la cabeza del pastor y después se fue a su trabajo, y trató de no ser detenido, y esto no parece la conducta de un loco”.

La defensa del presunto agresor sostuvo para su descargo que Carlos Ramos sufrió un brote de esquizofrenia paranoide, enfermedad de la que estaba diagnosticado, y actuó “sin ser consciente de lo que hacía”. Manuel Maza, abogado de Ramos, insistió varias veces ante el jurado en que su defendido “es un enfermo mental que no sabe lo que hace”.

La fiscalía pidió hoy una pena de 19 años de prisión por asesinato y, “en atención a su peligrosidad”, su internamiento en un centro psiquiátrico, mientras que la acusación particular eleva la pena de cárcel a 21 años, y el abogado de Carlos Ramos, dos años y medio de prisión para el presunto autor del crimen, que lleva ingresado tres años en la cárcel de Sangonera.