nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Fue absuelto y podrá volver a dedicarse a predicar la Palabra de Dios como evangelista

“El Patón” un ex-delincuente que ahora es pastor evangélico fue inculpado por un supuesto asalto, la víctima no pudo reconocer y la duda jugó a su favor.

  • Policial/Judicial    
  • 10 nov 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

“El Patón” tuvo suerte. La víctima no pudo reconocer y la duda jugó a su favor, a pesar de que su planilla de antecedentes policiales tiene cinco carillas, y de que ya había sido condenado por robo agravado. Por eso, ayer los miembros de la sala V de la Cámara Penal lo absolvieron y podrá volver a dedicarse, tal como él mismo lo dijo, a predicar la palabra de Dios como evangelista.

El jueves 30 de junio del año pasado, en horas de la tarde, dos hombres que vestían uniformes de EDET golpearon la puerta de una casa ubicada en calle Alsina 374.

Allí reside Humberto Agliano, un ex profesor de Derecho Civil de la UNT. Cuando Agliano abrió la puerta, los hombres le dijeron que necesitaban cambiar el medidor de la luz, por lo que él les franqueó la entrada. Apenas ingresaron, los delincuentes esgrimieron armas de fuego y amenazaron al ex profesor para que les entregara el dinero que tenía. El hombre les dio aproximadamente $ 15.000, tras lo cual los asaltantes escaparon.

Tres días después, personal de la sección Robos y Hurtos de Investigaciones detuvo a Sánchez y secuestró una camisa con el logotipo de EDET. Además se le secuestró una motocicleta.

En el marco de la instrucción el fiscal Carlos Sale solicitó prisión preventiva contra “El Patón”, pero la jueza Ema de Nucci rechazó el pedido, por lo que el imputado llegó en calidad de libre al juicio oral. Desde el primer momento Sánchez, defendido por Roberto Flores, dijo que era inocente. “La Policía me armó esta causa. Yo no tengo nada que ver. Soy inocente”, afirmó ante los jueces.

Cuando le tocó el turno a Agliano, el hombre no dudó: “no es él quien me asaltó. Yo lo reconocería. No tenía la misma nariz”. Esto jugó a favor del acusado.

Los alegatos

A la hora de los alegatos, la fiscala de Cámara Juana Prieto de Sólimo dijo que se debía condenar a “El Patón” a siete años de prisión. Por su parte, Flores solicitó que se lo absolviera. “Yo ya me reformé. Ahora predico la palabra de Dios. Soy evangelista pentecostal. No quiero volver al mal camino, y por eso les pido que no me condenen”, dijo Sánchez antes de la sentencia.

Luego de analizar la causa, los jueces Alfredo Barrionuevo, Emilio Páez de la Torre y Carlos Norry, secretaría de Fernando Rivera, llegaron a la conclusión de que no había pruebas para condenar a Sánchez, pero dejaron en claro que lo había beneficiado la duda.

De todos modos, “El Patón” aún está imputado en otras causas, por lo que deberá enfrentar nuevos juicios orales.