nav
Viernes 24 de Noviembre de 2017

Acusan a pastor evangelivo de abuso sexual a adolescentes

El pastor de la iglesia evangélica Giré, Kevin Salas Viruez, es denunciado por familiares de tres jovencitas, de 12, 13 y 15 años, ya que presuntamente habría abusado sexualmente de ellas.

  • Policial/Judicial    
  • 29 abr 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

El pastor de la iglesia evangélica Giré, Kevin Salas Viruez, es denunciado por familiares de tres jovencitas, de 12, 13 y 15 años, ya que presuntamente habría abusado sexualmente de ellas.

La denuncia fue sentada la anterior semana en la Unidad de Víctimas Especiales y la investigación está a cargo de la fiscal Sandra Villafuerte, quien citó al pastor para que se presente ayer a las 10:00, pero éste no lo hizo.
“Queremos que la Policía y Fiscalía actúen lo más rápido posible porque creemos que este tipo ya podría estar huyendo porque no se ha presentado y además intentó sobornar a la mujer policía que fue a entregarle la citación”, indicó el hermano de una de las víctimas.


La iglesia evangélica está ubicada en la calle 2 oeste de la Villa Primero de Mayo y allí asistían las tres menores al igual que sus familiares. Sin embargo, también asistían solas a las reuniones de los grupos juveniles, ocasión que era aprovechada por el pastor para “lavar el cerebro” a las chicas, ganarse su confianza y enamorarlas, comentó M.H., madre de la menor de 12 años que se salvó de ser violada.

Cuando la menor fue llevada con engaños a un alojamiento, no permitió el abuso, se resistió, gritó y pidió auxilio.

Luego contó a su madre lo que había sucedido y de esa forma las fechorías del pastor fueron descubiertas.
Se indagó que a las otras dos chicas, de 14 y 15 años, sí las habría abusado. “Les hacía regalos, a una de ellas le regaló un anillo cuando cumplió sus quince, las sacaba del colegio con mentiras y ellas le tenían confianza porque siempre acudían a él para pedirle consejos”, narró otro familiar.

La tarde de ayer, los familiares, con la orden de aprehensión en las manos, salieron en busca del acusado.
“Estamos muy preocupados porque no sabemos qué otros abusos pudo haber cometido esta persona porque en esa iglesia también funciona un comedor donde asisten niños de 6 a 10 años”, manifestó la señora M.H.