nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Asesino de Pastor Francisco Cruz Velásquez, reconoce su delito y pide perdón a la familia

Hermano del pastor asesinado, no cree en el arrepentimiento de Jomar Otero Rivera.

  • Policial/Judicial    
  • 9 abr 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

En medio de la Semana Santa el joven acusado de degollar al pastor evangelista Francisco Cruz Velásquez, declaró haber sido “tocado por Dios”, admitió el vil crimen y amparado en su “arrepentimiento” le pidió perdón a su familia y a la del occiso.

“Le quería decir a cada uno de los que están aquí que me perdonen de todo corazón. Sé que soy culpable, pero también sé que hay un Dios que lo perdona todo”, expresó con toda calma Jomar Otero Rivera, a quien se acusa de haber abusado del alma caritativa del reverendo para secuestrarlo.

Los hechos se remontan al pasado 4 de febrero cuando el pastor salió de su casa con $5 para ayudar al joven que conocía porque lo atendía en un centro cristiano para rehabilitación de adictos.

Fue en ese momento que Otero Rivera secuestró al anciano de 73 años y lo estranguló con su correa, dejando el cadáver en el baúl de su carro, en un barrio de Humacao.

“Como ser humano cometí errores. Pero ahora que me entregué a Dios puedo decir que a lo mejor no fui yo el que hizo las cosas porque hay un ser que es más fuerte y es el enemigo”, expresó el joven, acompañado de su abogada Luz Porrata y tras manifestarle al juez Enrique Silva Avilés, del tribunal de Primera Instancia de Humacao, que deseaba renunciar al derecho del desfile de pruebas en una vista preliminar.

Bajo estas circunstancias, el magistrado determinó que el caso pasa automáticamente a juicio el 7 de mayo.

Las expresiones públicas de Otero Rivera, predicen, según la fiscal Enid Rivera, que el joven “hará alegación de culpa en el juicio” y se responsabiliza de los cargos de asesinato en primer grado, secuestro y violación a la ley vehicular, que se le imputan.

Nicky Cruz no cree en arrepentimiento

La familia del pastor, en especial su hermano, el reconocido evangelista Nicky Cruz, no creen en el arrepentimiento de Otero Rivera y en la mejor de las circunstancias prefieren “darle tiempo al tiempo”.

“El tiempo nos dirá si su perdón es real, pero yo no le creo. Más bien creo que lo dijo por temor al encierro que ha tenido en la cárcel y hay que recordar que los criminales saben mentir profesionalmente y de eso yo sí sé”, dijo el ex pandillero de la peligrosa ganga Mau Mau de Nueva York.

La figura inspiradora de la película “Run Nicky Run” fue contundente y hasta cierto punto frívolo en sus declaraciones al decir que “lo que más me molesta es que como pandillero o maleante Jomar violó la ética de la calle”, por lo que asegura “está caminando entre los muertos”.

¿Qué quiere decir con eso, que en la cárcel van a vengar la muerte de su hermano?, le preguntó Primera Hora al ministro. “Estoy seguro que si no lo separan del resto de la población, así será y me siento mal por eso”, aseveró Cruz, quien asegura tener muchos “amigos de la calle” en las prisiones de Puerto Rico. “Son personas que cumplen sentencias por muertes”, agregó quien se señala como autor de varias matanzas en Nueva York.

Usted y Jomar tienen muchas coincidencias en la vida, a ambos se les responsabiliza por la muerte de otros, le inquirimos al evangelista que respondió: “sí, pero ninguna de las 300 personas que estaban en mi pandilla violaron las reglas de la calle matando a un niño, una mujer o un religioso, y Jomar sí”.

Primera Hora