nav
Jueves 17 de Agosto de 2017

Empresario se suicidó al interior de un templo en Chile

La tranquilidad que reinaba en el templo evangélico Alianza Cristiana y Misionera se vio abruptamente interrumpida por el ruido de un disparo. El conocido empresario e integrante del círculo de Alguaciles de Carabineros, Eduardo Richards Mandifassi, se suicidó de un disparo en la boca al interior de la iglesia.

  • Policial/Judicial    
  • 22 oct 2009   

¿Qué sientes con esta noticia?

Iquique. Para cometer el suicidio, Eduardo Richards se encerró en uno de los baños del templo ubicado en la calle José Francisco Vergara. Supuestamente problemas económicos y una grave depresión llevaron al empresario a quitarse la vida. Incluso, estaba bajo tratamiento y en tres oportunidades había anunciado al pastor del templo que tenía intenciones de matarse.

Ayer en la mañana concurrió a su empresa ubicada en el sector de El Colorado, desde donde supuestamente sacó una pistola de nueve milímetros que mantenía inscrita a su nombre y volvió a salir en su jeep.

Pasadas las 10 de la mañana llegó hasta el templo evangélico de donde era miembro.

Estacionó su vehículo y conversó brevemente con el pastor Elías Estuardo. Le manifestó que se sentía muy deprimido y le pidió, como en otras oportunidades, que orara por él. Luego le solicitó que lo autorizara para estar solo en un salón porque necesitaba orar.

Sin embargo, Eduardo Richards no entró a ningún salón sino que se encerró con seguro en uno de los baños del templo. Desde un bolso de color negro sacó un arma de fuego y se disparó en la boca. Murió en forma instantánea.

Una misionera sintió un fuerte ruido, pero nadie se imaginó que se trataba del trágico desenlace, hasta que el pastor comenzó a buscar al empresario.

Se dio cuenta que el baño estaba cerrado y al mirar por una ventanilla sobre la puerta apreció el cuerpo de Eduardo Richards.

Al lugar llegaron carabineros que adoptaron el procedimiento correspondiente y aislaron el sitio. Detectives de la PDI se encargaron de realizar los peritajes, descartando la participación de terceras personas. El cuerpo fue levantado por orden del fiscal de turno y trasladado hasta el Servicio Médico Legal.

La esposa de la víctima, Olga Barrios, llegó al lugar y no entendía lo que pasaba. Quería ver el cadáver porque no se explicaba de la determinación adoptada.

Fuente: La estrella de Iquique