nav
Viernes 18 de Agosto de 2017

Exigen al hijo de un pastor pagar $157 millones de indemnización por asesinar a joven ciclista

María Eugenia Villarroel, madre del occiso, afirmó que ninguna cantidad de dinero compensará el hecho de no tener a su hijo hace ya cuatro años.

  • Policial/Judicial    
  • 18 nov 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

El 27° Juzgado Civil de Santiago de Chile determinó que efectivamente Aarón Vásquez, asesinó con un bate de béisbol al ciclista Alejandro Inostroza en el año 2006,. Ahora Vásquez debe cancelar la gigantesca suma de 157 millones de dólares por concepto de indemnización, a la madre de la víctima, María Eugenia Villarroel, e insistió en que son los padres quienes finalmente deben responder.

“Los padres de Aarón Vásquez, con nosotros no se han portado bien nunca y creo que ellos ahora deberían responder por su hijo e indemnizarnos”, dijo al periódico Terra de Chile María Eugenia Villarroel.

Aarón Vásquez, acusado de asesinato, es hijo del pastor evangélico Jorge Vásquez y María Isabel Muñoz. Resulta que Carlos Inostroza, padre del joven asesinado, está pidiendo a la familia pastoral que se conviertan en codeudores solidarios, ya que Aarón, no tiene los recursos para cumplir con la sentencia, sin embargo, el juez no lo decidió así y finalmente será la Corte de Apelaciones la que zanjará la situación.

María Eugenia Villarroel, madre del occiso, afirmó que ninguna cantidad de dinero compensará el hecho de no tener a su hijo hace ya cuatro años.

“A mí la plata no me va a devolver la vida de mi hijo porque él ya no está en este mundo y ha sido muy terrible para mí todo este tiempo, han pasado cuatro años de dolor de pena de tristeza que no tengo a mi hijo”, sostuvo Villarroel.

“A uno le dicen que tiene que perdonar, pero yo como voy a perdonar si a mí me destrozaron mi vida, mi hijo cumplió cuatro años desde este asesinato y a mí la herida no se me va a curar tan fácil”, setenció la señora Villarroel quien está muy resentida.

Aarón Vásquez, fue condenado a siete años de cárcel bajo un régimen cerrado en un centro del Servicio Nacional de Menores (Sename) por el asesinato ocurrido en la Plaza Pedro de Valdivia en la comuna de Providencia, pero la madre de la víctima insiste en que la sentencia fue muy baja y hubiera sido más bien cadena perpetua.