nav
Viernes 17 de Noviembre de 2017

Policía descubre cocaína camuflada en juguetes que iban rumbo a una iglesia católica

La Policía de Nicaragua junto con los agentes aduaneros de Peñas Blancas, decidieron someter a inspección al pesado vehículo y la mercadería por las características de las placas (una nicaragüense y otra guatemalteca), la sorpresa fue 334 kilos con 9094 gramos de cocaína, que venían revueltas en juguetes.

  • Policial/Judicial    
  • 27 dic 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

La Policía de la frontera de Peñas Blancas, en Rivas, Nicaragua, le dio un fuerte golpe al narcotráfico internacional al incautar 334 kilos con 094 gramos de cocaína, que venían ocultos en 25 cajas rectangulares de madera de color negro, revueltas con una donación de juguetes procedente de la Asociación Obras del Espíritu Santo de Costa Rica, con destino a la iglesia católica de la Inmaculada Concepción de María, de Managua.

Glenda Zavala, comisionada mayor, jefa de Auxilio Judicial nacional de la Policía, detalló que la droga ingresó a territorio nicaragüense la mañana del 23 de diciembre en un cabezal, placa M 123 774, el cual era jalado por el furgón de placas guatemaltecas TC 92BMX, conducido por Gregorio Antonio López, de 34 años, informó el diario La Prensa de Nicaragua.

De acuerdo con Zavala, la Policía junto con los agentes aduaneros de Peñas Blancas, decidieron someter a inspección al pesado vehículo y la mercadería por las características de las placas (una nicaragüense y otra guatemalteca), pero el conductor López, sólo dejó sus documentos de viaje y dijo que regresaba con el cabezal, pero nunca regresó.

Lo declarado por López indicaba que en el pesado furgón venían 250 bultos de juguetes, y 50 cajas de cartón de caramelos, pero al momento que la Policía realizó la inspección junto con los agentes de Aduana se encontró que hacían falta 61 bultos de juguetes y 25 cajas de caramelos menos, y en su lugar estaban las 25 cajas rectangulares negras, que en su interior contenían 297 paquetes rectangulares de polvo blanco, que dieron positivo a cocaína con el peso de 334 kilos.

Zavala, explicó que, según la declaración hecha en Aduana, por el conductor prófugo de la Policía, el cargamento de juguetes fue enviado por la Asociación Obras del Espíritu Santo de Costa Rica, y usaron como intermediario a la agencia aduanera Arce Campos, de Costa Rica, de Walter Arce Campos, para que ésta enviara la carga a su destinatario en Nicaragua “la iglesia católica Inmaculada Concepción de María, de Managua”, precisó Zavala.

La Policía presume que quien expendió la droga en Costa Rica es alguien que se dedica al acopio de droga de diferentes cárteles por la variedad de los logotipos y colores que llevan impresos los 297 paquetes incautados el propio 24 diciembre en Peñas Blancas.

La jefa policial detalló que se hacían coordinaciones con sus similares de Costa Rica, para ver si podían obtener más información de esta transacción de droga, mientras detalló que ya tenían ubicadas las casas del dueño del cabezal y del conductor.