nav
Sábado 18 de Noviembre de 2017

Familia Michoacana dedicada al narcotráfico se considera Justicia Divina

Cedeño con una Biblia en la mano izquierda y un fusil AKM “cuerno de chivo” en la derecha, reclutaba a sus sicarios, a los que catalogaba como “soldados de Dios”. En poco tiempo se consolidó como jefe de “La Familia” en cuatro municipios de Michoacán, y otros cuatro en Guerrero.

  • Policial/Judicial    
  • 5 ene 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

“La Familia Michocana”, un grupo dedicado al narcotráfico y al crimen organizado se presenta como un supuesto “Ejército de Dios”, y todo por el mismo fundador de la organización delictiva, John Eldredge, cristiano estadounidense, creador del libro titulado “Salvaje de Corazón”. Dicha información fue dada a conocer por la Policía Federal ya que uno de los líderes de la organización criminal. Nazario Moreno exige a todos los miembros de la familia michoacana el estudio y aprendizaje de dicha obra para controlar sus mentes y lealtad.

Este grupo de narcos realizan un culto pseudo evangélico que pretende justificar las torturas y asesinatos de sus rivales como un acto de “justicia divina” contra los enviados de Satanás. Esa es la razón, por ejemplo, de que uno de sus principales cabecillas, Servando Gómez (a) “La Tuta”, siempre se despide con un “vaya usted con Dios”, y en su locura mesiánica imagina que, en medio de los crueles ajustes de cuentas, actúa por mandato divino.

Por supuesto, no es justificación para que trafique cargamentos de cocaína y marihuana por la frontera mexicana- estadounidense, en una lucha cruenta con los otros carteles por la hegemonía en el narcotráfico.

Otro fundador de la aberrante concepción mafiosa- religiosa fue por el pseudo evangélico Rafael Cedeño (a) “El Cede” seguido captaba a nuevos miembros de la banda a través de una organización religiosa llamada La Nueva Jerusalén.

Este con una Biblia en la mano izquierda y un fusil AKM “cuerno de chivo” en la derecha, Cedeño reclutaba a sus sicarios, a los que catalogaba como “soldados de Dios”. En poco tiempo se consolidó como jefe de “La Familia” en cuatro municipios de Michoacán, y otros cuatro en Guerrero.

Nazario Moreno González, “El Chayo”, catalogado como el principal lugarteniente del líder de la organización, cumplió la tarea de instruir la doctrina de “La Familia Michoacana” a todos sus miembros.

El 20 de abril del 2006, Cedeño fue capturado en Morelia como mansa paloma cuando, junto con sus 43 hombres, que también fueron arrestados, asistía a un bautismo. En esa fecha se confirmaron los rumores de unos narcos “iluminados” que entraron al negocio del polvillo blanco por “mandato divino”.

Al ser interrogado, “El Cede” reveló orgulloso que estaba inculcando “buena moral” a su grupo de sicarios para poder manejar una organización criminal confiable. Dijo que ya había entrenado a miles de sus seguidores con cursos especializados en ética y desarrollo personal. De hecho, entre las clases que ofrecía se encuentran programas para evitar el abuso del alcohol y las drogas.

El Comisionado de la Policía Federal, Rodrigo Esparza Cristerna informó que Cedeño admitió que tan sólo el año pasado dio cursos de los valores de la organización criminal a nueve mil personas “reclutadas” para ese grupo criminal.
Explicó que la finalidad de la “formación” es que los líderes tengan un control emocional sobre sus subordinados, convenciéndolos de no consumir drogas ni alcohol y de ser unidos a sus familias.