nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Oración de tres judíos activa alarma de Alaska Airlines

Los tres religiosos judíos, de nacionalidad mexicana, fueron escoltados por oficiales de la policía e interrogados por el FBI, antes de ser liberados para tomar otros vuelos de conexión hacia otros países.

  • Policial/Judicial    
  • 15 mar 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

La oración de tres pasajeros judíos ortodoxos desencadenó la alarma del personal de un vuelo de la empresa Alaska Airlines, que no estaba familiarizado con el ceremonial judío del tefilin. Los pilotos sorprendidos por lo que no entendían, optaron por cerrar la cabina y emitieron de inmediato una alerta de seguridad, dijeron las autoridades.

Se trata del vuelo Alaska 241, de Ciudad de México con destino al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, que ante el ritual judío celebrado por tres de sus pasajeros, realizó un aterrizaje de emergencia, siendo recibido por los bomberos, agentes del FBI, camiones espumantes, el personal de seguridad y la policía

Los tres religiosos judíos, de nacionalidad mexicana, fueron escoltados por oficiales de la policía e interrogados por el FBI, antes de ser liberados para tomar otros vuelos de conexión hacia otros países.

La portavoz del FBI, Laura Eimiller, aseguró que no se formularon cargos.

Una portavoz de la aerolínea, Bobbie Egan, dijo que “los tres pasajeros estaban orando en voz alta en hebreo y llevaban lo que parecían ser correas de cuero en la frente y en los brazos”, dijo. “Esto pareció ser una amenaza para la seguridad, y los pilotos bloquearon la cabina de vuelo y siguieron los procedimientos estándares de seguridad”.

Al parecer, los pasajeros estaban empleando los tradicionales tefilín – pequeñas cajitas negras de cuero, que contienen las escrituras sagradas del Pentateuco y que los judíos devotos se colocan, mediante correas de cuero negras, en la frente y en el brazo, en un ritual diario acompañado de oraciones especiales en hebreo, según EFE.

Los tefilin son dos cajitas de cuero casher que contienen los cuatro versículos del Pentateuco.Una de las cajitas se coloca sobre el brazo izquierdo, frente al corazón, fuente de las emociones. La segunda caja se coloca sobre la cabeza, arriba de la frente, descansando sobre el cerebro. De este modo, la atención se dirige a la cabeza, el corazón y la mano, señal de consagración a Dios en todo lo que pensamos, sentimos y hacemos.