nav
Viernes 22 de Septiembre de 2017

Insólito: Padre quema con un encendedor la mano de su hijo por tocar la Biblia (Video)

“El muchacho estaba tocando su Biblia y pensó que el niño podía estar poseído”, dijo Favazzo, quien explicó que el niño salió corriendo donde su abuela y le dijo: “así papá me quemó por tocar la Biblia”.

  • Policial/Judicial    
  • 6 jul 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

CHANDLER, Arizona.- Un hombre de 25 años de edad, fue acusado de quemar la mano de su hijo con un encendedor debido a que el niño tocó la Biblia y porque el padre pensó que el pequeño estaba poseído, las autoridades policiales sospechan que Johnny Salazar, maltrataba a sus hijos.

Johnny Salazar, de 25 años, fue arrestado el pasado domingo y acusado de abuso infantil. Él había estado cuidando a sus dos hijos, de 5 y 2, años, mientras que los padres de Salazar estaban en la iglesia.

Cuando los padres de Salazar regresaron de la iglesia, se dieron cuenta de las quemaduras que tenía el niño de 5 años por lo que inmediatamente llamaron a la policía.

Salazar, dijo a sus padres que utilizó un encendedor para quemar la mano de su hijo y el dorso de la muñeca, según declaró el agente policial Joe Favazzo.

“El muchacho estaba tocando su Biblia y pensó que el niño podía estar poseído”, dijo Favazzo, quien explicó que el niño salió corriendo donde su abuela y le dijo: “así papá me quemó por tocar la Biblia”.

Favazzo, resaltó que Salazar estaba hablando tonterías que no tienen sentido. Según los padres de Salazar ellos descubrieron que el niño tenía ampollas de color rojo en la mano y su muñeca.


“Los niños están con su madre”, dijo Favazzo, añadiendo que la quemadura no requiere atención médica. “Ellos están a salvo”.

“Es un caso de abuso infantil y no sabemos si había alguna sustancia ilegal en el sistema de Salazar que le provocará esta ilusión… o si realmente cree que el niño estaba poseído”, dijo Favazzo.

Los agentes policiales confiscaron una sustancia blanca, que encontraron en la casa pero están esperando los resultados del laboratorio para determinar si se trata de una droga ilegal.

Tanto los niños y su madre viven ahora en un lugar llamado Casa Grande, de acuerdo con la policía.