nav
Martes 17 de Octubre de 2017

Rescatan a 30 evangélicos salvadoreños que habían sido raptados en una vigilia

El rapto de los 30 evangélicos sucedió en la iglesia evangélica templo de Dios, en las afueras de la localidad de Guazapa, a unos 20 kilómetros al norte de la capital salvadoreña. Dos hombres “incursionaron de manera violenta y armados con fusiles M-16.

  • Policial/Judicial    
  • 1 ago 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Guazapa.- La policía salvadoreña capturó a un hombre y su hijo, menor de edad, que habían tomado como rehenes, la madrugada del domingo a unos 30 evangélicos que realizaban una vigilia en una iglesia en la periferia norte de la capital salvadoreña.

“Un fin exitoso, esta operación, rescatando a todos ilesos y capturando también a estos delincuentes ilesos”, dijo el comisionado Carlos Ascencio, director de la policía, en rueda de prensa, publica la AP.

El rapto de los 30 evangélicos sucedió en la iglesia evangélica templo de Dios, en las afueras de la localidad de Guazapa, a unos 20 kilómetros al norte de la capital salvadoreña. Dos hombres “incursionaron de manera violenta y armados con fusiles M-16, mantuvieron toda la madrugada a unas 30 personas como rehenes. Entre las víctimas habían mujeres y menores”, explicó Ascencio.

La policía persuadió a los sujetos a que liberaran primero “a las mujeres, los menores y al final quedaron nueve personas en calidad de rehenes”, que también fueron liberados al amanecer, resaltó el jefe policial.

Los secuestradores fueron identificados como el agricultor José Miranda de 50 años y su hijo, de 17 años, quien vestía con uniforme militar.

Se desconoce cómo obtuvieron el armamento.
Miranda dijo brevemente a la prensa y sin detallar que fueron motivados “por las injusticias que se viven, porque nada están haciendo (en el país) por la niñez”. Dijo que una de sus hijas fue recientemente enviada a la cárcel sin precisar detalles.

Foto: José Miranda (der.), un agricultor de 50 años de edad, y su hijo de 17 años(c.), en custodia después de que fuerzas de elite pusieron fin a una situación de toma de rehenes a través de la negociación en Guazapa, El Salvador.
Oscar Leiva / AP