Desalojan a evangélicos argentinos y se apropian del lugar de culto

Empleados municipales están en la iglesia desde hace dos noches y de acuerdo con las denuncias se habrían apoderado de los elementos que formaban parte de la iglesia, como las sillas y un equipo de música.

  • Policial/Judicial    
  • 30 sep 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Elpidio Guaraz, intendente de Bañado de Ovanta, fue denunciado luego de que ayer ingresara a una iglesia evangélica, para desalojar a los fieles por intimidación y apropiarse del lugar, instalando allí a empleados municipales, publica el Diario El Esquiu, de Argentina.

El hecho tuvo lugar en el local de la iglesia “Buena Nueva”, ubicada en el barrio San José, en la localidad de Los Altos, durante la mañana del día miércoles.

Germán Chávez, quien es el encargado del templo, manifestó que tiene un contrato de dos años con el dueño del lugar, del cual se pagó un año por adelantado.

Y que Guaraz junto a un grupo de empleados del municipio de Santa Rosa violentaron las puertas y se adueñaron del local.

Dos mujeres, miembros de la iglesia fueron a ver qué problema había, cuando se toparon con un empleado de la municipalidad de Santa Rosa, quien les dijo que el lugar era propiedad del municipio y el intendente Guaraz se haría cargo del mismo.

En vista del hecho, se radicó una denuncia en la comisaría de Los Altos y hoy Flores junto a Julio Rodríguez, quien sería el propietario del inmueble, se presentaron en esta capital ante el fiscal de Delitos Correccionales, Javier Herrera, para presentar documentación que avale la propiedad y el alquiler del inmueble.

Si bien la policía se hizo presente en el lugar y emplazó a Guaraz a presentar documentación acorde a sus actos, el intendente no respondió al requerimiento.

Según se informó, el local había sido cedido con anterioridad al municipio para ser utilizado como comedor comunitario, pero al no ser usado para tal fin Rodríguez volvió a tomar posesión del inmueble y lo alquiló a los representantes de la iglesia evangélica, que serían oriundos de la provincia de Chaco.

Los empleados municipales están en la iglesia desde hace dos noches y de acuerdo con las denuncias se habrían apoderado de los elementos que formaban parte de la iglesia, como las sillas y un equipo de música.