nav
Miércoles 13 de Diciembre de 2017

35 cristianos detenidos en Arabia Saudita por rezar en sus propios hogares

Los etíopes se habían congregado para orar juntos el pasado 15 de diciembre, con ocasión del Adviento cristiano, en la casa de uno de ellos, cuando la policía irrumpió en el hogar y los arrestó, según explicaron tres de los detenidos a HRW.

  • Policial/Judicial    
  • 30 ene 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Treinta y cinco cristianos estíopes fueron detenidos por el “delito” de orar en sus casas y han sido calificados de “infieles”, “animales” y “partidarios de los EEUU”. Las autoridades saudíes planean deportarlos por “reunión ilícita” en diciembre en Yeda cuando participaban en un oración privada, según publica la agencia EFE.

La organización Human Rights Watch (HRW), denunció este hecho y acusó también a la policía saudí de haber sometido a cacheos íntimos a 29 mujeres que formaban parte del grupo que fue detenido.

Los etíopes se habían congregado para orar juntos el pasado 15 de diciembre, con ocasión del Adviento cristiano, en la casa de uno de ellos, cuando la policía irrumpió en el hogar y los arrestó, según explicaron tres de los detenidos a HRW.

“Mientras el rey Abdulá bin Abdelaziz (de Arabia Saudí) monta un centro de diálogo interreligioso, su policía pisotea los derechos de los creyentes de otros credos”, dijo el investigador de HRW Christoph Wilcke en el comunicado.

El pasado mes de octubre, Arabia Saudí, España y Austria firmaron en Viena la creación de un centro internacional para el diálogo interreligioso, que pretende ser un instrumento para la prevención y solución de conflictos.

La financiación correrá a cargo en gran parte de Arabia Saudí mediante la creación de un fondo para que el centro sea políticamente independiente y Riad cubrirá toda falta de recursos financieros, de ser necesario.

La entidad, que contará con el Vaticano como Estado observador, tendrá un directorio de nueve miembros que representarán a las cinco principales religiones del mundo, el cristianismo -a través de la iglesias católica, ortodoxa y anglicana-, el islam con un representante suní, chií y otro wahabí- el judaísmo, el hinduismo y el budismo.

En Arabia Saudita, está prohibida cualquier religión que no sea la musulmana, y la edificación de iglesias, sinagogas, y cualquier otro templo religiosos que no sea musulmán sunnnita. Los trabajadores cristianos extranjeros que viven en el país se arriesgan con la cárcel si se les encuentra en el “delito in fraganti” de orar, o de llevar objetos cristianos o leer o poseer la Biblia.

Los que abandonan el Islam y se convierten al cristianismo son decapitados, y los trabajadores cristianos que han emigrado al país son encarcelados si orar o leen la Biblia en sus casas.