nav
Domingo 17 de Diciembre de 2017

Iglesia afroamericana le quita legalmente un edificio al Ku Klux Klan

Kennedy, quien tiene una larga trayectoria de lucha contra el racismo, dijo que sus feligreses estaban jubilosos por el fallo. “Ha demorado mucho tiempo” dijo el pastor. “Sabíamos que habíamos hecho todo bien… La corte sabe que hemos sufrido”.

  • Policial/Judicial    
  • 9 ene 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Columbia, Carolina del Sur.- Un juez falló a favor de una iglesia negra, acreditándola, como la dueña legal de un edificio, donde la organización Ku Klux Klan, vendía mantos y camisetas con el propósito de promover el racismo.

La Iglesia Bautista Nuevos Comienzos, tuvo una prolongada batalla judicial contra los miembros del Ku Klux Klan, pero al final el juez, no solamente legalizó a la iglesia como dueña del edificio, sino que le ordenó, al dueño de la tienda Redneck del Klan que pague 3.

300 dólares a la iglesia por los costos legales.

Desde 1996, el Redneck Shop, operaba en un viejo cine en Laurens, ciudad que lleva el nombre del traficante de esclavos del siglo XVIII Henry Laurens. Redneck, es un término generalmente despectivo para referirse a un sureño racista y reaccionario.

La propiedad del edificio fue transferida en 1997 al reverendo David Kennedy y su iglesia por un miembro del Klan enfrentado a otros en la organización racista, según actas judiciales, pero una cláusula en el título de propiedad autorizaba a John Howard, ex Gran Dragón (una jerarquía alta) del Klan en las Carolinas a mantener su negocio en el edificio hasta su muerte.

Tras años de solicitar una inspección de la propiedad, Kennedy y su iglesia demandaron a Howard en el 2008. El 9 de noviembre pasado, el juez falló a favor de Kennedy.

Howard había defendido su negocio en el pasado. “Si alguien se siente ofendido, que no venga aquí”, dijo Howard a La Associated Press en 2008. “No hay nada aquí contra la ley”.

Kennedy, quien tiene una larga trayectoria de lucha contra el racismo, dijo que sus feligreses estaban jubilosos por el fallo. “Ha demorado mucho tiempo” dijo el pastor. “Sabíamos que habíamos hecho todo bien… La corte sabe que hemos sufrido”.