nav
Viernes 24 de Noviembre de 2017

Enjuician a unas rockeras rusas por insultar a la Iglesia Cristiana Ortodoxa

“Nunca dijimos nada para insultar a los creyentes, a la Iglesia o a Dios”. La canción se titulaba “Holy shit”, “santa m…”.

  • Policial/Judicial    
  • 1 ago 2012   

¿Qué sientes con esta noticia?

Tres integrantes del grupo de punk femenino llamado: “Pussy Riot”, que protestó contra el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en la principal catedral cristiana ortodoxa de Moscú, ha pedido perdón por un “error moral” es decir por insultar a la iglesia cristiana ortodoxa al cantar “Holy shit”, “santa m…”, sin embargo, las punkeras se han declarado inocentes de los cargos de vandalismo de que se les acusa.

“Nunca dijimos nada para insultar a los creyentes, a la Iglesia o a Dios”, ha asegurado Nadezha Tolokonnikova, de 22 años de edad, en un comunicado leído por los abogados del grupo durante el juicio que ha comenzado este lunes en la capital rusa contra ella, contra Maria Alyojina, de 24 años, y contra Yekaterina Samutsevich, de 29. Las chicas que forman parte de Pussy Riot pensaban que se iba a comprender el carácter irónico de su “oración punk”, según Tolokonnikova.

Pero “puede que no tuviésemos derecho a invadir un lugar ritual”, ha añadido, según la agencia de noticias RIA Novosti. La banda musical realizó una actuación en el altar de la Catedral de Cristo Salvador porque desconocía las normas de la iglesia, según ha explicado Alyojina, otra de sus integrantes.

Cinco integrantes de Pussy Riot entraron en el templo con el rostro oculto el pasado febrero para realizar, ante la mirada atónita de los guardias de seguridad, una actuación para denunciar el apoyo de la Iglesia Ortodoxa Rusa a la campaña electoral de Putin, que entonces era primer ministro, para volver al Kremlin. Tres de ellas fueron detenidas y acusadas de vandalismo.

Las integrantes, que lucían pasamontañas de colores brillantes, son acusadas de pedirle a la Virgen María que libere a Rusia de Putin mientras cantaban y bailaban cerca del altar de la catedral de Cristo Salvador”, dice la BBC de Londres.

Según los fiscales, el grupo actuó “de una manera extremadamente vulgar para un lugar así” y la canción que interpretaron, titulada “Holy shit” es “insultante y sacrílega para los ortodoxos”.

Las tres mujeres que están siendo juzgadas desde este lunes se han declarado culpables de un delito administrativo, pero afirman no ser culpables de vandalismo, un delito penal por el que podrían ser condenadas hasta a siete años de cárcel.

Varios líderes de la Iglesia Cristiana Ortodoxa, se han declarado a favor de que estas mujeres sean procesadas a menos que pidan perdón a la institución.

La Iglesia Ortodoxa Rusa siempre ha caminado por una cuerda floja sobre temas morales a través de su larga historia. La institución fue criticada por su apoyo a sucesivos dirigentes desde los Zares hasta Stalin y, ahora, a Vladimir Putin.

Fuente: AP y BBC