Pastor es procesado y enviado a juicio por leer la Biblia en voz alta y en público

El pastor y sus miembros estaban leyendo la Biblia, fuera de una oficina del DMV (Departamento de Vehículos Motorizados), cuando fueron detenidos. Un agente de la Patrulla de Caminos de California llegó al lugar, le quitó la Biblia y le dijo que no podía “predicar a un público cautivo”.

  • Policial/Judicial    
  • 7 ago 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

El caso de dos hombres que fueron arrestados por leer la Biblia en voz alta y en público en el 2011 fue a juicio este lunes, después que de más de un año ocurrieron los hechos.

El pastor y sus miembros estaban leyendo la Biblia, fuera de una oficina del DMV (Departamento de Vehículos Motorizados), cuando fueron detenidos. Un agente de la Patrulla de Caminos de California llegó al lugar, le quitó la Biblia y le dijo que no podía “predicar a un público cautivo”.

No existe un código penal que diga tal cosa, por lo que el oficial más tarde los citó por violar el Código Penal de California Sección 602.1 (b), que dispone lo siguiente:

“Cualquier persona que intencionalmente interfiere con cualquier negocio legal llevado a cabo por los empleados de una agencia pública abierta al público, obstruye o intimida a los que intentan ejercer su actividad, o aquellas personas que no hacen negocios con la agencia pública… es culpable de un delito menor, punible con pena de prisión en una cárcel del condado por 90 días, o con una multa de hasta cuatrocientos dólares, o por ambos el encarcelamiento y multa”.

Este código penal tiene la intención de proteger a las empresas de los manifestantes que intimidan a los clientes en las entradas.

En este caso, el DMV no estaba abierto en el momento que los hombres estaban allí, y ellos estaban de pie a unos 40 pies de distancia de la entrada del edificio.

Después que Advocates for Faith and Freedom presentaron una demanda federal en contra de la Patrulla de Carreteras de California por la detención ilegal, el fiscal de distrito del Condado de Riverside Paul Zellerbach, decidió cobrarles a los hombres por la violación de la propiedad estatal, un delito menor bajo el Título 13 del Código Administrativo de California, Sección 1860 (a), que dice: “Ninguna persona podrá poseer o realizar cualquier manifestación o reunión en los edificios estatales o terrenos al menos que tenga un permiso que haya sido expedido por el Departamento”.

El juicio comenzó el lunes en la Corte Superior del Condado de Riverside en Murrieta, California, y se espera que dure aproximadamente de cuatro a cinco días. El abogado defensor Nic Cocis de Murrieta y Robert Tyler, consejero general de Advocates for Faith and Freedom, estará defendiendo al pastor Bret Coronado y Mark Mackey.

Tyler comentó: “Estos hombres estaban con el permiso de la Primera Enmienda, el derecho a la libre expresión. Simplemente estaban compartiendo su fe en la propiedad pública, y vamos a defender su derecho constitucional. Este enjuiciamiento equivale a nada más que venganza por nuestra presentación de una demanda federal”.

La defensa sostiene que la regulación que se está ejecutando es inconstitucional porque viola la Primera Enmienda del derecho a la libertad de expresión y es inconstitucionalmente vaga y excesivamente amplia en la violación de la cláusula del debido proceso de la Decimocuarta Enmienda. Además, la defensa sostiene que el requisito de permiso no se aplica debido a que los hombres no estaban involucrados en una manifestación o reunión.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Charisma News