Policía interrumpe un exorcismo atrayendo la atención de los medios en Francia

Los agentes de seguridad fueron informados por vecinos asustados quienes aseguran que habían oído “gritos que congelan la sangre”. Se habían recibido llamadas de personas que aseguraban que una mujer estaba siendo golpeada, otros dijeron que parecía que estaba tratando de suicidarse.

  • Policial/Judicial    
  • 17 sep 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

La policía de la región sur de Limoux se llevó una sorpresa el fin de semana cuando respondieron a una llamada de emergencia, sólo para interrumpir un exorcismo en curso.

Los agentes de seguridad fueron informados por vecinos asustados quienes aseguran que habían oído “gritos que congelan la sangre”. Se habían recibido llamadas de personas que aseguraban que una mujer estaba siendo golpeada, otros dijeron que parecía que estaba tratando de suicidarse.

Eran las 9:30 p.m. cuando la policía llegó al templo de la Asamblea Evangélica de la Liberación. Varias personas estaban orando, mientras el pastor Regis Berdeilh, estaba reprendiendo a una mujer que incluso sin tocarla y solo con la oración, la mujer se retorcía y gritaba más fuerte.

Varios periódicos nacionales informaron del incidente, incluyendo el prestigioso diario Le Parisien. Durante una entrevista – un día después del exorcismo –, el pastor dijo: “Yo estaba ayudando a una mujer que había sido poseída durante el servicio, ella tenía sangre en las manos”. En 40 años de ministerio, el pastor ha atendido muchos casos de este tipo.

Berdeilh, aseguró que buscaría a los vecinos de la iglesia para pedirles disculpas por la confusión, pero afirmó: “No fue la brujería, que estaba luchando contra un demonio”.

Berdeilh, de 69 años, sabe que muchos no van a creer. “Yo hice mi parte de liberarla, pero la familia se puso con un hospital psiquiátrico para internarla para siempre”.

En una entrevista con el periódico, la policía dice que no sabía cómo actuar, hasta que oyeron los gritos religiosos: “Espíritu de tortura deja esta mujer”. Ella cayó al suelo, parece que se había desmayado. Unos minutos más tarde, se levantó y dio las gracias al pastor. La policía dijo ella estaba muy diferente, después de asegurarse de que no estaba herida. Uno de ellos dijo: “No podíamos detener al demonio, él no mató a nadie”.

Los exorcismos no son raros en Europa. El año pasado, la diócesis católica de Milán, duplicó el número de sacerdotes que están capacitados para llevar a cabo la ceremonia de expulsión. La diócesis también estrenó una línea telefónica especialmente para atender casos de exorcismo con el objetivo de manejar la gran cantidad de solicitudes.

La archidiócesis de Madrid, España, anunció que tenía la misma necesidad de satisfacer una creciente demanda de exorcismos en mayo.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Huffington Post