Satanista confiesa haber matado más de 20 personas

Miranda Barbour, la asesina, se unió a un culto satánico en Alaska cuando tenía 13 años, antes de mudarse a Carolina del Norte.

  • Policial/Judicial    
  • 18 feb 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

SUNBURY, Pensilvania. — Miranda Barbour, una joven de 19 años es acusada junto con su marido de matar a un hombre al que atrajeron mediante un anuncio en Internet.

Barbour, confesó durante una entrevista al periódico Daily Item de Sunbury, haber cometido el homicidio, y haber matado a más de 20 personas en diversas partes del país por lo que desea declararse culpable del homicidio de Troy LaFerrara, efectuado en noviembre.

Desde la cárcel la joven reveló que mató a 22 personas, desde Alaska hasta Carolina del Norte, en los últimos seis años como participante de un culto satánico.

Steve Mazzeo, jefe de la policía de Sunbury, dijo al Daily Item que los investigadores están al tanto de las afirmaciones de Miranda Barbour sobre otros homicidios. Agregó que están “sumamente preocupados” y que se han puesto en contacto con los cuerpos de policía de otras demarcaciones.

La división del FBI en Filadelfia dijo que había establecido contacto con la policía de Sunbury y que “ofrecerá cualquier asistencia requerida para el caso”.

Los abogados de Barbour y su esposo, Elytte Barbour, de 22 años, han solicitado evaluaciones psiquiátricas para sus clientes.

Miranda Barbour, dijo a los investigadores que conoció a la víctima, un hombre de 1,88 metros (seis pies dos pulgadas) de estatura y 126 kilogramos (278 libras) de peso, cuando éste respondió a un anunció que ella publicó en el sitio de internet Craigslist en el que ofrecía compañía a cambio de dinero.

Elytte Barbour, declaró a los investigadores que cometieron el homicidio porque querían matar a alguien juntos, de acuerdo con documentos de la corte. La mujer dijo en la entrevista que no quería salir de prisión y que volvería a matar si la dejan libre. Afirmó que no sentía remordimientos y que únicamente mató a “personas malas”.

Ella afirma que se unió a un culto satánico en Alaska cuando tenía 13 años, antes de mudarse a Carolina del Norte.

Los fiscales solicitan la pena de muerte para la pareja.

Fuente: AP