Joven mata a su madre al escuchar “voces” mientras leía la Biblia

La Procuraduría de Justicia del Estado inició, originalmente, la averiguación previa 675/ 2014, por el delito de lesiones, en perjuicio de Alicia; sin embargo, ayer reclasificó el delito a homicidio.

  • Policial/Judicial    
  • 7 abr 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Cancún.- Uno joven mató a su madre después que escuchara “unas voces” que le ordenaron que cometiera el asesinato contra su mamá al leer la Biblia.

El asesino fue trasladado a la cárcel de Cancún y luego fue presentado ante un juez, por el delito de homicidio calificado, informó la Procuraduría de Justicia de Quintana Roo.

Con un cuchillo, Luis “N”, de 19 años, hirió en ocho ocasiones a su madre, Alicia “N”, de 44 años, originaria de Mérida, Yucatán, cuando se encontraban en el domicilio de ambos en el Fraccionamiento Villas del Sol, en Cancún.

Alicia ingresó al Hospital General “Jesús Kumate” la madrugada del dos de abril y falleció a las 13:40 horas del jueves por las lesiones provocadas con arma blanca.

La Procuraduría de Justicia del Estado inició, originalmente, la averiguación previa 675/ 2014, por el delito de lesiones, en perjuicio de Alicia; sin embargo, ayer reclasificó el delito a homicidio.

La noche del jueves, el padre del joven, esposo de la víctima, Alberto “N”, de 51 años, abandonó las instalaciones de la dependencia estatal, luego de haber rendido sus declaraciones como testigo, en las cuales corrobora que su hijo es responsable del homicidio.

“Por parte de la Procuraduría consideramos que existen los elementos para tipificar un homicidio calificado, es decir, con todas las agravantes, ya que no hay ninguna razón que pudiera exculpar a esta persona, a pesar de que la referencia que ha dado es que escuchó voces que le decían que debía matar a su mamá. Ese es sólo un señalamiento que de ninguna manera exime ni es excluyente de incriminación. Hay una persona muerta, están las agravantes y es homicidio calificado”, expresó el procurador de Justicia, Gaspar Armando García Torres.

Fuente: Tribuna