Ladrones intentaban robar en un culto de oración terminan recibiendo una paliza

Thuso Siziba, un miembro de la iglesia, dijo que la reunión de oración fue interrumpida cuando tres hombres armados irrumpieron en el templo.

  • Policial/Judicial    
  • 10 sep 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

IOL NEWS.- En Sudáfrica, Johannesburgo, unos ladrones irrumpieron en una iglesia durante un culto de oración, con la intención de robarles dinero y teléfonos celulares a los fieles, pero terminaron mal.

Thuso Siziba, un miembro de la iglesia, dijo que la reunión de oración fue interrumpida cuando tres hombres armados irrumpieron en el templo. Siziba explicó que las personas estaban a punto de salir de la iglesia cuando los hombres sacaron sus armas y les ordenaron a todos que se quedaran quietos.

“¡Todos sentados! No se muevan! ¡Queremos los celulares y el dinero!”, gritaron los asaltantes a los fieles.

Entonces una mujer se puso de pie y gritó: “Esto no puede suceder en la casa de Dios,” y comenzó una ferviente oración. Otros creyentes se unieron a ella en oración.

Siziba dijo que en ese momento, los bandidos se quedaron sin saber qué hacer. Un hombre armado, huyó, él piensa que era el líder. “Uno de los miembros de la iglesia puso su vida en riesgo. Sostuvo la mano de uno de los hombres que estaba armado y se la retorció. El arma cayó al suelo y el criminal fue empujado al suelo”, dice.

“Para asegurarse de que no escaparían comenzaron a golpearlo.

El cómplice estaba ocupado tomando los teléfonos celulares y dinero. Como él no estaba armado, también se le fueron encima”, explica.

“Hasta ese momento la gente se sintió decepcionada con lo que estaba pasando, así que cuando los dos hombres cayeron al suelo los fieles descargaron todo su enojo, nunca había visto a las mujeres tan enojadas. Los golpearon y le arrojaron sillas “, dijo Siziba. “Dios nos libre de los criminales. Hicimos lo que había que hacer “, dice.

Uno de los fieles que estaba afuera de la iglesia llamó a la policía, que patrullaba las calles en el momento. Al entrar en el templo, la policía vio que los sospechosos estaban heridos, tirados en el suelo y sangrando.

Siziba también dice que su iglesia se ha convertido en un blanco fácil para los delincuentes ya que los postes de luz de la calle fueron destruidos para cubrir las acciones de los bandidos.

El Sargento Mduduzi Zondo, un portavoz de la policía de Hillbrow, confirmó que los dos bandidos fueron detenidos y un arma fue confiscada. “Fueron acusados de robo armado y posesión de armas ilegales”, dijo Zondo.