Vaticano se prepara para ser atacado por Estado Islámico

Mientras Francisco se informa, “muy consciente de las amenazas contra su persona”, el líder de la policía del Vaticano dijo que la única preocupación del pontífice es “para los fieles”.

  • Policial/Judicial    
  • 9 mar 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

El jefe de la policía del Vaticano, el comandante Domenico Giani, admitió recientemente que las amenazas del Estado Islámico (ISIS) contra el Papa Francisco son reales, y no propaganda.

Giani dijo que los lobos solitarios son también una amenaza para el Vaticano y el Papa.

“Esto es lo que emerge de las conversaciones que he tenido con los colegas italianos y extranjeros”, dijo a Polizia Moderna.

El comandante dijo que los lobos solitarios son especialmente peligrosos porque “son impredecibles”.

Pero Francisco no saldrá huyendo de miedo.

“[Él] no está comprometiendo el estilo de su pontificado, basado en la cercanía al pueblo, es decir, el contacto personal con el mayor número de gente posible”, explicó Giani, añadiendo que Francisco sigue siendo “el sacerdote que no quiere perder el contacto con su rebaño”.

“Nosotros somos los que tienen que adaptarse a él, y no al revés”, continuó. “Tenemos que hacer todo lo que podamos para que podamos seguir llevando a cabo su ministerio como quiere y cree que se debería”.

Mientras Francisco se informa, “muy consciente de las amenazas contra su persona”, el líder de la policía del Vaticano dijo que la única preocupación del pontífice es “para los fieles”.

La policía local se unió a la Interpol bajo el liderazgo de Giani, y comparte información de inteligencia con otros países. Hay 138 policías del Vaticano, y 20 de ellos tienen un entrenamiento especial que les permite responder en situaciones de terrorismo.

El Papa y sus residencias también están protegidos por los 110 soldados de la Guardia Suiza, tecnología de última generación, y “miles” de cámaras de vigilancia en la Ciudad del Vaticano y otras propiedades del Vaticano.

Giani, que anteriormente trabajó para el gobierno italiano, dijo que como católico, su posición actual es la “más alta de todas”.

Yo protejo al Vicario de Cristo en la Tierra”, que es “un honor y una alegría que compensa todos los sacrificios, incluso el riesgo de mi vida”, insinuó.