nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Presidente Otto Pérez quien reconoció a Palestina como Estado es acusado de corrupción

Los miles de inconformes permanecieron en la Plaza hasta el final de la tarde. Portaban carteles y golpeaban cacerolas manifestando su rechazo hacia los gobernantes.

  • Policial/Judicial    
  • 28 abr 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Miles de guatemaltecos concurrieron el pasado sábado 25 a una marcha pacífica que llenó la Plaza de la Constitución en la ciudad de Guatemala para exigir la renuncia del presidente Otto Pérez y de la vicepresidenta Roxana Baldetti por aparentes vínculos en graves actos de corrupción.

Los manifestantes se congregaron frente al Palacio Nacional de la Cultura, sede emblemática del Ejecutivo, donde cantaron el himno nacional y corearon expresiones de rechazo a las autoridades cuya gestión concluirá en enero.

La convocatoria no contó con presencia de partidos políticos, lo que hizo de la manifestación ciudadana un hecho sin precedentes desde el retorno de la democracia en 1986.

El llamado a manifestarse fue lanzado días después de que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), de Naciones Unidas, desarticulara una estructura criminal dedicada al contrabando y la defraudación fiscal liderada por el ahora ex secretario privado de la vicepresidenta Baldetti, Juan Carlos Monzón.

Algunas de las organizaciones que lideraron la protesta fueron estudiantes de la autónoma Universidad de San Carlos (USAC) y el Movimiento Cívico Nacional (MCN).

Este último convocó a la ciudadanía a participar por medio de redes sociales.

Los miles de inconformes permanecieron en la Plaza hasta el final de la tarde. Portaban carteles y golpeaban cacerolas manifestando su rechazo hacia los gobernantes.

La entrada principal al Palacio estuvo resguardada por un grupo de agentes uniformados de la Policía Nacional Civil (PNC) que no intervinieron cuando algunos de los manifestantes traspasaron la valla que habían formado para colocar algunas de las mantas en los balcones del edificio oficial.

También hubo movilizaciones similares en otras ciudades importantes del país como Quetzaltenango (departamento de Quetzaltenango), Cobán (Alta Verapaz), Jutiapa (Jutiapa) y Huehuetenango (Huehuetenango), entre otras.

La protesta tuvo lugar un día después de que el presidente Pérez se solicitara ante la ONU la prolongación por dos años de la Cicig, cuyo mandato concluía en septiembre. Analistas dijeron que la solicitud representó “un trago amargo” para el mandatario, pues meses antes la había descartado.

La ONU accedió a continuar apoyando durante otros dos años la lucha antimafias en Guatemala a través de la Cicig. El anuncio fue recibido con beneplácito por la embajada de Estados Unidos en Guatemala, la Oficina Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y la Misión de Observación de la Red Iberoamericana de Jueces en Guatemala.

Enriquecimiento ilícito

La semana pasada, Pérez había advertido en una entrevista que no aceptaría “presiones ni injerencias de otros países” en este tema y subrayó que esto ya lo había manifestado al vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, cuando visitó Guatemala en marzo para apoyar y dar seguimiento al Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica.

En la misma entrevista, Pérez rechazó señalamientos de sectores políticos y humanitarios que argumentaron que su negativa a solicitar la continuidad de la Cicig se debía al “miedo” frente a eventuales investigaciones en su contra o de la vicepresidenta Roxana Baldetti por enriquecimiento ilícito.

Tres días después de las declaraciones de Pérez, la Cicig causó un revuelo al desarticular la estructura dedicada al contrabando y la defraudación tributaria, en un caso que apuntaba como uno de los principales responsables al entonces secretario privado de la vicepresidenta, Juan Carlos Monzón, ahora prófugo de la justicia.

En una conferencia de prensa ofrecida el domingo, la vicepresidenta Roxana Baldetti aseguró que no podía responder por Monzón, pese a reconocer que viajó con ella la semana pasada a Seúl, Corea del Sur, donde ambos estuvieron en un acto académico. El presidente Otto Pérez había salido en defensa de Baldetti el viernes, asegurando que la investigación de la Cicig no la señalaba.

No obstante, el partido Movimiento Nueva República (MNR) presentó ante la Corte Suprema una solicitud de antejuicio contra la vicepresidenta por sospecha de los delitos de “incumplimiento de deberes, encubrimiento propio y obstrucción a la justicia”. El MNR sostiene que Baldetti alertó a su por entonces secretario privado.

El escándalo que ha desatado el caso ocurre a pocos días de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) convoque, el 2 de mayo, a elecciones generales en septiembre.

En medio de las denuncias, el candidato del oficialismo para los comicios generales, Alejandro Sinibaldi, renunció a su candidatura presidencial aduciendo que “el rumbo equivocado que lleva el país” lo obligaban a abandonar la carrera electoral.

Otto reconoció a Palestina como Estado

Guatemala reconoció a Palestina como un Estado “libre, independiente y soberano”, en el 2013.

El canciller guatemalteco, Fernando Carrera resaltó que Guatemala se unía a la “vasta mayoría de países latinoamericanos y del Caribe en reconocer al Estado palestino como Estado libre e independiente”.

El jefe de la diplomacia guatemalteca había afirmado que cambio de posición con respecto al reconocimiento de la soberanía de Palestina no perjudicará las relaciones del país centroamericano con Israel.