Estado Islámico da gloria a Alá por matar a ’43 apóstatas’ en un autobús

Los agresores, media docena de hombres en motocicletas abordaron un autobús que trasladaba a trabajadores de la minoría ismaelí, una rama del islam chií, para luego disparar contra sus ocupantes.

  • Policial/Judicial    
  • 14 may 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

El grupo Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad de un ataque contra con un autobús en la ciudad paquistaní de Karachi en el que murieron al menos 43 personas.

El ataque fue perpetrado el día de ayer donde los terroristas glorificaron a Alá afirmando: “Gracias a Alá 43 apóstatas murieron y cerca de otras 30 resultaron heridas en un ataque realizado por los soldados del Estado Islámico contra un autobús que transportaba a la gente de la secta chií ismaelí… en Karachi”, dijo una declaración del grupo que se difundió en Twitter por los partidarios.

Los agresores, media docena de hombres en motocicletas abordaron un autobús que trasladaba a trabajadores de la minoría ismaelí, una rama del islam chií, para luego disparar contra sus ocupantes.

Poco antes Jundullah (literalmente, Ejército de Dios), un grupo extremista suní escindido de los talibanes paquistaníes, había reclamado la autoría del ataque de Karachi. “Los muertos eran ismaelíes y les consideramos kafir [infieles]. Hemos empleado cuatro atacantes. En los próximos días atacaremos a ismaelíes, chiíes y cristianos”, según un portavoz citado por la misma agencia.

No está claro si Jundullah ha prestado juramento de lealtad al EI, tal como han hecho algunos grupos de la órbita ideológica de Al Qaeda desde que el líder del EI, Abu Baker al Baghdadi, proclamara el califato el pasado junio.

Los ismaelíes son una rama minoritaria dentro del islam chií que profesa un 20% de los 200 millones de paquistaníes, la mayor comunidad chií fuera de Irán. En la última década se han multiplicado los ataques contra los seguidores de esa fe, a quienes los extremistas suníes acusan de seguir una corriente desviada de la ortodoxia musulmana.

Foto: Varios soldados hacen guardia a las puertas del hospital donde se encuentran ingresadas varios heridos tras el tiroteo. / EFE