Maestra cristiana gana caso por discriminación religiosa

Sarah Mbuyi, una cristiana evangélica de Bélgica, estaba trabajando en una guardería en Highbury, al norte de Londres, cuando fue despedida supuestamente por molestar a una colega lesbiana que estaba en una unión civil con otra mujer.

  • Policial/Judicial    
  • 10 jun 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

INGLATERRA, LONDRES.- Un tribunal laboral ha encontrado que una maestra de una guardería fue discriminada debido a su creencia religiosa.

Sarah Mbuyi, una cristiana evangélica de Bélgica, estaba trabajando en una guardería en Highbury, al norte de Londres, cuando fue despedida supuestamente por molestar a una colega lesbiana que estaba en una unión civil con otra mujer.

Mbuyi le había sugerido a la mujer asistir a la iglesia donde encontraría una gran familia, además de obsequiarle una Biblia.

La mujer no identificada dijo que estaba interesada en asistir a la iglesia hasta que la iglesia reconociera su relación homosexual y le permitiera casarse allí.

Mbuyi le dijo que la homosexualidad era un pecado. “Dios no aprueba la práctica de la homosexualidad, pero te ama y él viene a ti, tal como eres”, le dijo Mbuyi a su colega y que no tenía de que preocuparse porque “todos somos pecadores”.

Sobre esto, la lesbiana, estaba tan molesta que salió de la habitación de la guardería donde ambas estaban cuidando a los bebés.

Aunque la colega no hizo ninguna denuncia contra Mbuyi, la guardería inició una acción disciplinaria.

Cuando los directivos de la guardería reunieron a Mbuyi para una audiencia disciplinaria le preguntaron si pensaba que su colega era malvada, Mbuyi respondió: “Sí, pero todos somos malvados”. Cuando se le preguntó, si les leería a los niños de la guardería, una historia sobre una pareja gay, ella dijo que jamás lo haría, pero que pediría a su colega que lo hiciera por ella.

El tribunal escuchó en marzo en Watford, el caso ante un panel presidido por tres ante el juez Broughton.

La sentencia fue que la guardería había actuado sobre la base de “ideas estereotipadas del cristianismo evangélico”. El panel también dijo que si la guardería había pedido a Mbuyi y su colega no hablar de sus creencias religiosas o su sexualidad en el lugar de trabajo de nuevo y si alguna de ellas se hubiera negado, esto habría sido motivo de despido.

El caso fue presentado por Mbuyi con el apoyo del Centro Legal Cristiano (CLC, por sus siglas en inglés).

Andrea Minichiello Williams, abogada, consejera y delegada de la CLC, dijo: “Este es un juicio valiente y se presenta como un gran alivio para la señorita Mbuyi y para todos nosotros en el Centro Legal Cristiano.
“Esto es un juicio de “sentido común” que demuestra la comprensión de la fe cristiana y la libertad de la señorita Mbuyi de vivir y hablar en su lugar de trabajo”.

Según la Sociedad Nacional Secular, que publicó la sentencia en su sitio web, el veredicto socava las reclamaciones de los activistas cristianos ya que los cristianos no están protegidos contra la discriminación cuando sus derechos entran en conflicto con los derechos de los homosexuales.

Terry Sanderson, presidente de la Sociedad Nacional Secular, dijo: “Este caso revela que los cristianos no están protegidos contra la discriminación en el trabajo, sobre todo cuando entran en conflicto con la gente gay. Esto demuestra que las leyes de igualdad no están funcionando correctamente”.

“Aunque creemos que el tribunal llegó a la decisión correcta en este caso, sí ilustra que cuando la gente trata de evangelizar en el lugar de trabajo puede conducir fácilmente a los conflictos con sus colegas”.

Mbuyi, tenía 30 años cuando fue despedida, ella vive en el norte de Londres, siempre porta una Biblia. Ella comenzó a laborar para Newpark Childcare, con sede en Londres, en abril 2014 antes de ser llevado a trabajar a tiempo completo en una de las escuelas en septiembre.