nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

Buscan delincuente que se “tragó” 7 salmos de la Biblia para “blindar” su cuerpo

“Se trata de Carlos Cruz, acusado de haber violado a tres menores de edad, luego de haber pagado condena en la cárcel de Tocorón, por otro caso de violación a dos menorcitas”, dijo a Notimex José García, expresidiario y amigo del prófugo en cuestión.

  • Policial/Judicial    
  • 30 jul 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

VENEZUELA, CARACAS.- Un peligroso delincuente de quien se dice que supuestamente logró “blindar” su cuerpo contra el impacto de balas, tras haberse “tragado” siete salmos de la Biblia, es buscado por las autoridades policiales del oriente venezolano.

“Se trata de Carlos Cruz, acusado de haber violado a tres menores de edad, luego de haber pagado condena en la cárcel de Tocorón, por otro caso de violación a dos menorcitas”, dijo a Notimex José García, expresidiario y amigo del prófugo en cuestión.

García relató que fue compañero de celda de Cruz, en Tocorón, “un indiecito a quienes los reclusos apodaban ‘pelaíto’ y el que siempre andaba metido en las trifulcas o coliseos (peleas a cuchillo) que se presentaban dentro del penal, pero nunca salía herido”.

Agregó que una noche lo vio descompaginar la Biblia que siempre cargaba debajo del brazo y que frente a él se “tragó” siete salmos del Nuevo Testamento, “que para blindar su cuerpo contra las balas de los policías y la de los otros internos”.

“Antes de que me concedieran la libertad yo le aconsejé que nunca más volviera a cometer esos actos contra las niñas, porque lo podrían hasta matar y él me contestó que no le importaba, que él comía gallina o moría arponeado, y que no me preocupara que estaba ‘blindado’”.

García piensa que en realidad es así, ya que le han contado que los policías lo han tenido a menos de seis metros de distancia y no logran impactarlo, pese a la orden que tienen los funcionarios de “sacarlo de circulación”.

“Un policía de Guatire, localidad vecina a Caracas, le contó a un compadre mío que le había disparado dos veces por la espalda y de cerquita, cuando se encontraba comiéndose una empanada, pero que los proyectiles rebotaron en su cuerpo como si nada, por lo que huyó”.

Un agente del orden público, que pidió omitir su nombre por razones obvias, refirió a Notimex que formó parte de una comisión que andaba tras su captura y que cuando vecinos informaron haberlo visto, todos los integrantes corrieron hacia allá.

“Le tiramos una emboscada al ‘bichito’ (rufían), descargamos nuestras armas en un perímetro más o menos 50 metros y en la escaramuza el hombre salió corriendo e ileso, por lo que todos llegamos a la conclusión de que portaba un chaleco antibalas”, dijo.

Sin embargo, García, quien fue su compañero de prisión, no comparte esa hipótesis policial y está convencido de que la invulnerabilidad del delincuente está asociada a la ingesta que hizo de siete salmos de la Biblia. “Lo que sí no sé es cuáles fueron estos”, dijo García finalmente.

Fuente: NotiMex