nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

Familia cristiana es masacrada por la policía de Nicaragua

“¡Nos agarraron a balazos y nos mataron a todos mis hijos y a mi hermana, nos poncharon la primer llanta y mi marido creía que eran ladrones, entonces aceleró, y no se pararon, nos agarraron a balazos! ¡Cómo dejaron el carro, de viaje lleno de balas!”, relató Yelka Ramírez frente a las cámaras de Canal 8, horas después de la tragedia.

  • Policial/Judicial    
  • 14 jul 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Managua, Las Jagüitas.- Un operativo policial que se realizaba en el sector de las Cuatro Esquinas, en la comarca Las Jagüitas, en Managua, se convirtió en una verdadera tragedia cuando la Policía abrió fuego contra civiles que circulaban por el lugar, abordo de un vehículo.

La noche del sábado 11 de julio, la familia Reyes Ramírez regresaba de la iglesia. Milton Reyes conducía el vehículo en el que trasladaba a seis personas más, entre ellos sus hijos, su esposa Yelka Ramírez y su cuñada.

Al pasar por una zona oscura, los oficiales sin identificarse le hicieron parada. Al verlos, Reyes pensó que se trataba de un asalto. Aceleró la marcha y los policías comenzaron a disparar. La calle en el que circulaban es un camino estrecho, sin alumbrado público. 700 metros más adelante, se toparon con otro grupo policial quienes también les dispararon, provocando la muerte de tres personas e hiriendo a los demás.

Al escuchar las detonaciones, los vecinos del lugar conocido como Cuatro Esquinas, salieron a ver lo que había ocurrido. La familia Reyes Ramírez continuaba dentro del vehículo que, con las llantas ponchadas por las balas, fue a parar contra un muro.

La Policía cercó el perímetro. Los pobladores intentaron socorrer a los heridos, pero los oficiales lo impidieron. Incluso, algunos pobladores relatan que quienes intentaron tomar fotografías o videos con sus celulares, fueron golpeados por los oficiales y sus celulares les fueron decomisados.

Según Milton Reyes, habrían sido al menos 20 detonaciones las que realizó la Policía contra su vehículo, en un trayecto de 700 metros. Hasta el momento, la institución policial no ha emitido ningún tipo de información oficial ni explicaciones a la familia de las víctimas.

A eso de las once de la noche, la jefa de la Policía de Nicaragua, Aminta Granera, se presentó al lugar donde ocurrió el hecho e informó que todos los participantes del operativo serían apresados inmediatamente y trasladados a la Dirección de Auxilio Judicial para ser procesados. Además, “por orden del Presidente” serán dados de baja deshonrosa.

“¡Nos agarraron a balazos y nos mataron a todos mis hijos y a mi hermana, nos poncharon la primer llanta y mi marido creía que eran ladrones, entonces aceleró, y no se pararon, nos agarraron a balazos! ¡Cómo dejaron el carro, de viaje lleno de balas!”, relató Yelka Ramírez frente a las cámaras de Canal 8, horas después de la tragedia.

Tres asesinados

Hasta el momento dos personas se encuentran en estado delicado de salud, sin embargo, tres de los ocupantes del vehículo se reportan fallecidos: Katherine Ramírez Delgadillo, de 22 años. Aura Marina Reyes Ramírez, de 11 años. Jose Efraín Pérez Ramírez, de 11 años.

Mientras, la niña Miriam Natasha Guzmán Ramírez, de 5 años se encuentra en estado grave. Y su hermano Axel Reyes, de 12 años, continúa en estado delicado en el Hospital Manolo Morales.
Además de ellos, iban a bordo del vehículo Milton Reyez, quien conducía, junto a su esposa Yelka Ramírez.

Los cuerpos de los fallecidos ya fueron entregados a la familia y fueron velados en su casa ubicada en el barrio Augusto C. Sandino, que está a 4 km de distancia del lugar donde fueron atacados por los oficiales de policía.

“Estoy conmocionada, estoy en shock”, dijo la jefa de la Policía Nacional, primer comisionada Aminta Granera, quien indicó que los policías no querían matar a los civiles, pero que actuaron erróneamente durante el operativo y que no estaban autorizados a disparar.

Pobladores de Las Jagüitas insisten en que policías dispararon al carro sin antes hacer señales para que se detuviera, en este camino que carece de alumbrado público.

El hecho ocurrió a las 8 y media de la noche del 11 de julio, cuando, según la Policía Nacional, realizaba un operativo para interceptar una droga.

El conductor señala que no se detuvo porque los policías no se identificaron como tales. Siguió avanzando entre las balas y al chocar con otro vehículo, salió de su carro, pidió ayuda, pero no fue escuchado en su momento cuando dentro del vehículo había muertos y heridos.

Los policías fueron dados de baja deshonrosa, presos y están bajo investigación. La detención de los agentes policiales quienes realizaban un operativo antidroga en el sector de las Cuatro Esquinas, comarca Las Jagüitas, fue ordenada por la directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera.

Fuente: La Prensa de Nicaragua