Hija mata a su madre para sacarle el demonio

La mujer manifestó que ingresó a la recámara de su mamá imaginando que la hoy occisa era una bruja y estaba poseída por satanás, por lo que se le fue encima comenzando a golpearla con sus manos para introducirle en su boca un escapulario.

  • Policial/Judicial    
  • 1 jul 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una mujer de 94 años de edad fue asesinada por su hija, quien la golpeó en la cabeza con un crucifijo, confirmaron autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) de Aguascalientes.

De acuerdo con la SSPM, Rosa de la Cruz García, de 60 años, mató a María de Jesús de la Cruz en la colonia Mujeres Ilustres, cuando le realizaba una limpia.

Asesina dice ser un arcángel del Dios

Los hechos se registraron el pasado jueves 28 de junio en el interior del domicilio marcado con el 215 de la calle Amalia Gómez Zepeda, del fraccionamiento Mujeres Ilustres, en donde fue localizado el cuerpo de María de Jesús García Méndez, de 95 años, llena de sangre recostada en una de las recámaras.

De acuerdo con la Fiscalía General de Aguascalientes, al momento de rendir su declaración en el edificio de Averiguaciones Previas, la probable responsable del homicidio confesó el crimen y señaló que era un arcángel y que le había sacado el diablo a su progenitora.

La mujer manifestó que ingresó a la recámara de su mamá imaginando que la hoy occisa era una bruja y estaba poseída por satanás, por lo que se le fue encima comenzando a golpearla con sus manos para introducirle en su boca un escapulario.

Posteriormente, dijo que tomó una cruz de madera, la cual rompió a la mitad y con ella golpeó a su mamá hasta provocarle heridas en rostro, cráneo y tórax, hasta que ingresaron a la recámara su esposo, su hija y su padre, para trasladarla a otra habitación, en lo que llegaban los servicios de emergencia, que confirmaron la muerte de la mujer de la tercera edad.

El esposo de la ahora detenida precisó que días antes su esposa había visitado a una bruja, pero desconocía de qué platicaron, y desde entonces había notado una actitud extraña en ella.

El día del homicidio vio cómo su esposa ingresó a la habitación de su madre para posteriormente escuchar los gritos de la mujer, quien pedía ayuda, y cuando ingresó observó a la víctima en la cama, llena de sangre, y a su esposa rezando en voz alta encima de ella.

Fuente: Sipse.com