Expulsan por error de un avión a cristiano acusado de terrorismo

Siendo cristiano, Opebiyi, se sorprendió porque se le preguntó si era musulmán. Sin embargo, él le mostró la Biblia que llevaba al jefe de seguridad, quien le pidió detalles acerca de la iglesia a la que asistía y si estaba pensando en cambiar de religión. Sin entender, tuvo que renunciar a su teléfono celular y a la contraseña para que lo pusieran en libertad.

  • Policial/Judicial    
  • 9 mar 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

INGLATERRA.- El ejecutivo Laolu Opebiyi, 40 años de edad, abordó un vuelo de la compañía EasyJet que salía de Londres hacia Ámsterdam cuando de repente fue abordado por agentes de seguridad y acusado de intercambiar mensajes terroristas por teléfono.

Él terminó siendo retirado de la aeronave por dos agentes armados e interrogado en el aeropuerto por sus supuestos vínculos con el grupo extremista ISIS, también llamado Estado Islámico.

Siendo cristiano, Opebiyi, se sorprendió porque se le preguntó si era musulmán. Sin embargo, él le mostró la Biblia que llevaba al jefe de seguridad, quien le pidió detalles acerca de la iglesia a la que asistía y si estaba pensando en cambiar de religión. Sin entender, tuvo que renunciar a su teléfono celular y a la contraseña para que lo pusieran en libertad.

El caso curioso es que él estaba intercambiado mensajes con un grupo con la aplicación de mensajería WhatsApp, sin embargo, como el grupo se llamaba “ISI Men”, “Iron Sharpens Iron” [El hierro afila a los hombres de hierro]. El pasajero que estaba en el asiento de atrás, tratando de leer lo que escribía vio la palabra “oración” y el nombre del grupo y pensó que era una célula terrorista de ISIS.

Este pasajero “curioso”, le preguntó: “¿Qué quiere decir con la oración?”. No satisfecho con la respuesta de Opebiyi, le pidió que abandonara el avión, alegando estar enfermo, y buscó las autoridades.

Incluso después de explicar la situación, se le impidió a Opebiyi abordar el mismo vuelo porque los pasajeros protestaron. Finalmente fue obligado a permanecer en el aeropuerto de Luton a esperar el siguiente vuelo de EasyJet, por más de 3 horas.

“Incluso si yo fuera musulmán, la forma en que me trataron fue muy injusta. Creo que cualquier persona, independientemente de su religión, no debe ser tratado así”, dijo a los periodistas. Se teme que su nombre se convierta en parte de una lista del gobierno, que supervisa a terroristas.

La compañía EasyJet simplemente emitió una nota, al comentar sobre el caso. Ellos dijeron: “La seguridad de los pasajeros y la tripulación es nuestra máxima prioridad. Esto significa que cada vez que hay una cuestión de seguridad, siempre vamos a investigar con cautela. Nos gustaría pedir disculpas por las molestias causadas a los pasajeros”.

Original