Cristiano preso por leer la Biblia en público es liberado

Mark Mackey fue preso en febrero de 2011, por un oficial que afirmaba que el cristiano estaba gritándole a otras personas delante de una oficina del gobierno en California.

  • Policial/Judicial    
  • 20 ene 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

CALIFORNIA, EE.UU.- Leer la Biblia en voz alta en un espacio público delante de la gente no es un delito. Esto se puso de manifiesto en un tribunal federal de Estados Unidos, que falló a favor de un cristiano que fue preso por la lectura de la Biblia delante de una oficina del gobierno en California. La información viene de CBN News.

Marcos Mackey fue preso en febrero de 2011 por Darren Meyer, un oficial de patrulla de carreteras de California (EE.

UU.), mientras leía la Biblia en voz alta, delante de un grupo de personas fuera del Departamento de Vehículos Motorizados de California.

El 9º Tribunal de Circuito de Apelaciones revocó una sentencia de primera instancia que había otorgado el juicio sumario a favor del oficial Meyer, según el sitio Christian News.

Brett Coronado, pastor asistente en la ciudad de Hemet, dijo que la actividad de Mackey era parte del ministerio de alcance de su iglesia, que incluye lectura de la Biblia en público y la distribución de tratados evangelísticos para la gente que pasa por la calle.

Discordancia

En su decisión, el 9º Tribunal de Circuito de Apelaciones no estuvo de acuerdo con la versión del oficial, señalando que la “versión de los hechos de Meyer está completamente en contradicción con las imágenes de video y de audio que no muestran confrontación y simplemente muestra a Mackey leyendo la Biblia en voz alta, lejos de las personas que están de pie en la fila”.

Mackey dio la bienvenida a la decisión del tribunal, diciendo: “La justicia aún prevalece, estoy emocionado de que nuestro país va en la dirección correcta”.

Su abogado, Robert Tyler, dijo que la decisión “renueva mi esperanza en el sistema de justicia”. “Un hombre inocente que ejerce su libertad religiosa y la libertad de expresión fue procesada criminalmente basada en afirmaciones erróneas realizadas por un informe policial falso y engañoso”, dijo el abogado.

El oficial declaró que Mackey estaba obstruyendo e intimidando a una “audiencia cautiva” de gente que esperaban negociar el acuerdo con el Departamento de Vehículos Motorizados. El oficial dijo que Mackey estaba “gritando a la gente que estaba esperando en la cola” y que había una “clara confrontación verbal entre el grupo de hombres y las personas de pie en la fila”.

Después de su detención, Mackey fue procesado criminalmente en un tribunal estatal en California. Luego, presentó una demanda contra el oficial Meyer, por detención ilegal en violación a la Cuarta Enmienda, y la detención ilegal bajo la ley estatal.