nav
Martes 26 de Septiembre de 2017

Bush veta sobre células madre

Sólo el 31% de los protestantes evangélicos anglosajones considera que es importante conducir las investigaciones con las células madre embrionarias comparado con 77% de otros protestantes y 70% de los católicos blancos.

  • Política    
  • 21 jul 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

El presidente George W. Bush emitió ayer el primer veto de su mandato en contra de un proyecto de ley que amplía el uso de fondos públicos para investigaciones con las llamadas células madre embrionarias en busca de curas para enfermedades crónicas, debilitantes y mortales.

En la Casa Blanca, rodeado de familias que adoptaron embriones descartados y ahora son bebés saludables, Bush declaró que “esta ley habría permitido tomar vidas humanas inocentes con la esperanza de hallar beneficios médicos para otros.

Viola una norma moral que nuestra sociedad debe respetar y por ello la he vetado”.

“Cada uno de estos niños fue adoptado cuando era un embrión y ha recibido la bendición de poder crecer en el seno de una familia cariñosa. Estos niños y niñas no son simples repuestos”, dijo Bush.

Sin embargo, se trata de un asunto que goza del apoyo de muchos estadounidenses, de científicos e incluso de legisladores republicanos y de figuras republicanas como la viuda del presidente Ronald Reagan, Nancy Reagan, quien dice que la investigación con las células madre embrionarias podría conducir a la cura de padecimientos como el Alzheimer que sufrió el fenecido mandatario.

También es un asunto que parece tener peso en algunas contiendas electorales rumbo a los comicios de noviembre. El veto satisface a la base ultraconservadora republicana que resiente el apoyo de Bush, por ejemplo, a una reforma migratoria amplia y la acción podría aplacarlos rumbo a los comicios de medio período.

La Cámara Baja, sin embargo, no logró anular el veto presidencial, pues aunque emitió 235 votos a favor de la anulación, contra 193, faltaron 51 para alcanzar la mayoría de dos tercios que se necesita para que pase al Senado.

La Cámara Alta aprobó la medida el martes en votación 63-37 (sólo cuatro votos menos de los 67 que se requieren para revertir el veto); y la Cámara de Representantes la aprobó en 2005 en votación 238-194 (50 votos menos de los requeridos para revertir el veto).

El proyecto permite el uso de fondos federales para conducir investigaciones con células madre derivadas del excedente de embriones generados mediante fertilización in vitro.

Bush defendió el uso de células madre “adultas”. En 2001 el mandatario impuso restricciones a las investigaciones que se conducen con fondos federales y sólo se permiten en las cepas creadas previo al 9 de agosto de 2001, cuando impuso las restricciones. Su administración, dijo, ha destinado más de 90 millones de dólares para investigaciones sobre esas cepas o “líneas” existentes.

El líder de la mayoría republicana del Senado, Bill Frist, quien es médico, criticó el veto porque “dadas las posibilidades de esta investigación y las limitaciones de las cepas existentes que pueden recibir fondos federales, creo que se debe permitir la financiación de otras cepas”.

Frist, como Bush, está en contra del aborto, pero en este tema favorece el empleo de las células madre embrionarias.

Por su parte, el líder de la minoría demócrata del Senado, Harry Reid, dijo que Bush “aplastó las esperanzas de millones que sufren de condiciones debilitantes y de enfermedades como diabetes… Parkinson's y otras”.

“No nos daremos por vencidos en la lucha por la investigación con células madre embrionarias”, advirtió el líder demócrata.

La senadora demócrata de California, Dianne Feinstein, dijo que “los pacientes que sufren enfermedades catastróficas han esperado demasiado y, por el veto del presidente, se verán forzadas a esperar indefinidamente”.

Diversos sondeos concluyen que hay un creciente apoyo estadounidense al uso de células madre embrionarias.

En julio de 2005 un sondeo del Pew Center for the People & the Press determinó que 57% del público considera que es más importante conducir las investigaciones con las células madre embrionarias que evitar destruir la potencial vida de los embriones porque podrían hallarse curas a diversas enfermedades. La encuesta encontró que el apoyo incluso está creciendo entre diversos grupos religiosos con la excepción de los protestantes evangélicos anglosajones. Sólo 31% de ellos lo apoya comparado con 77% de otros protestantes y 70% de los católicos blancos.

La Opinion