nav
Martes 22 de Agosto de 2017

Diputados evangélicos son investigados por presunta participación en caso de corrupción

Ricardo Gondim, líder de la Asamblea de Dios Betesda de São Paulo critica duramente a 19 diputados de la bancada evangélica se encuentran sujetos a investigación por su presunta participación en en un caso de desvío de dinero público destinado a los servicios de salud.

  • Política    
  • 25 jul 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La revelación de que 19 diputados de la bancada evangélica se encuentran sujetos a investigación por su presunta participación en en un caso de desvío de dinero público destinado a los servicios de salud, ha causado desconfianza en los políticos creyentes, electos con un discurso que prometía moralizar el país.

“Brasil descubrió que tiene lobos vestidos de pastores”, escribió Ricardo Gondim, líder de la Asamblea de Dios Betesda, de São Paulo, en su página (www.

ricardogondim.com.br). Criticó a las mega “empresa-iglesias” que comercializan la esperanza y propuso una “reforma ética entre los evangélicos”.

Los líderes evangélicos, destacó Gondim, “no pueden permanecer de brazos cruzados, corporativamente defendiendo a delincuentes vestidos de religiosos”. De los 19 diputados evangélicos sujetos a investigación en el Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima instancia judicial del país, diez están vinculados a la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) y cinco a la Asamblea de Dios. La bancada evangélica en la Cámara federal, con 62 diputados, es la tercera más grande en número de parlamentarios.

La mafia de las ambulancias, como es calificada por la prensa, fue desbaratada, en mayo último, por la Policía Federal a través de la Operación Sanguijuela.

La mafia era encabezada por el empresario Luiz Antonio Trevisan Vedoin y su padre, Darci José Vedoin, dueños de la empresa Planam, que contaba con el apoyo en el Ministerio de Salud de la ex-asesora Maria da Penha Lino.

La empresa Planam sostenía, desde 2001, un “lobby” en el Congreso Nacional para vender ambulancias a municipalidades de diferentes Estados brasileños, con un sobreprecio de hasta 110 por ciento por encima del precio del mercado. Los legisladores votaban enmiendas al presupuesto que permitieran esas adquisiciones, y funcionarios del Ministerio de Salud garantizaban la liberación del dinero, y por ese esquema delictivo recibían de 10 a 15 por ciento como comisión.

La Policía Federal estima que en cinco años de actividad la mafia de las ambulancias desvió 110 millones de reales (cerca de 50 millones de dólares estadounidenses) de las arcas fiscales.

Actualmente, 57 diputados federales son interrogados por el Supremo Tribunal Federal, pero el número de involucrados en el fraude puede llegar a 94, según el vice-presidente de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI), diputado Raúl Jungmann.

El esquema de coimas fue confirmado por Luiz Antônio Trevisan y María da Penha Lino en declaraciones a la Justicia. Ellos obtuvieron el beneficio de la reducción de la pena a cambio de informaciones. La mayoría de los diputados citados es de la bancada de Río de Janeiro y de Mato Grosso do Sul, donde la empresa Planam tiene su sede.

¿Y ahora?, pregunta el pastor Gondim en su comentario. “Después que se oyó tanto que la presencia de políticos creyentes en el Congreso salvaría a Brasil, ¿cómo se organizará la próxima ‘Marcha por la salvación de la Patria?’” – es otra pregunta que formula el pastor, indignado por el fraude y la participación de políticos evangélicos.

alc