Stephen Mansfield autor de “La fe de George W. Bush” llegó a Lima

Mansfield examina los ideales religiosos que impulsan el carácter y la forma de gobierno de Bush. Más que cualquier otra presidencia en años recientes, la de Bush se caracteriza por estar “basada en la fe”, sostiene el escritor.

  • Política    
  • 28 jul 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

Stephen Mansfield escritor y conferencista cristiano autor del libro sobre la trayectoria religiosa del ocupante de la Casa Blanca titulado “La fe de George W. Bush”, que ha llegado a ocupar un puesto en la lista de mejor ventas del periódico New York Times y ha alcanzado el nivel de auténtico fenómeno con sus más de 120.000 ejemplares ven didos en ingles y español, llegó a Lima para exponer hoy en la Conferencia “COMO CONSTRUIR UN LIDERAZGO POLITICO DE IMPACTOEN UNA NACION DESDE LA FE”.

La Conferencia se realizara hoy desde la 7 de la noche en la Iglesia Catedral de Fe, j unto a Mansfield actuaran como panelistas el Ps. Humberto Lay Presidente del Partido Restauración Nacional, también estará el Ps. Carlos García Ex vicepresidente de la República y el Ps. Eleazar Soria.

Como se sabe Mansfield en el libro “La fe de George W. Bush”, sostiene que la fe del presidente de los Estados Unidos es la base de su pensamiento político. Revela que, antes de proclamarse candidato a la presidencia de su país, le confesó a un evangelista texano que tenía premoniciones divinas y que una de ellas decía que habría un desastre nacional en el país. En el 2000, año de las elecciones, el predicador, James Robinson, recibió de Bush la siguiente confesión: “Siento que Dios quiere que yo sea candidato a presidente.

No lo puedo explicar, pero siento que el país va a necesitarme… Sé que no será fácil para mí o para mi familia, pero Dios quiere que lo haga”.

Hay otras demostraciones de la fe que profesa Bush. Mansfield cuenta también que el Domingo de Ramos del 2002, mientras regresaba de El Salvador en el Air Force One, Bush advirtió que no llegaría a tiempo a la iglesia. Solícitos, los funcionarios que lo acompañaban improvisaron una ceremonia religiosa en el avión que estuvo a cargo de la asesora de Seguridad, Condoleezza Rice.

En una visita a heridos de guerra en Irak internados en el Centro Médico Walter Reed, Bush le tocó el muñón a un joven soldado que había perdido una mano, se arrodilló junto a su cama y rezó. Luego lo besó en la frente y le dijo que lo amaba. “Bush cree que Jesús vive en su mente y en su corazón”, declaró Mansfield. Otro presumible fundamentalista cristiano es el secretario de Justicia, John Ashcroft. Después de que asumió se informó que se embadurnaba con un aceite para purificarse y que todas las mañanas ora con sus asesores.

En este libro el autor Stephen Mansfield examina los ideales religiosos que impulsan el carácter y la forma de gobierno del presidente de EE.UU., George W. Bush. Más que cualquier otra presidencia en años recientes, la de Bush se caracteriza por estar “basada en la fe”, según expone Mansfield.

Agencia Orbita