nav
Martes 12 de Diciembre de 2017

Controversia por ley que declara mes de las Sagradas Escrituras

El proyecto de ley, impulsada por los diputados evangélicos –el citado Vladimir Herrera, Agustín Escudé, Benito Casés y Yasmina Guillén–, provocó una larga discusión desde septiembre de 2004.

  • Política    
  • 11 oct 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

La polémica sobre la libertad de culto en Panamá, espera en la agenda del pleno de la Asamblea Nacional de Diputados para su discusión en segundo debate. Se trata de la propuesta “que declara el mes de la Sagradas Escrituras”.

El proyecto de ley, impulsada por los diputados evangélicos –el citado Vladimir Herrera, Agustín Escudé, Benito Casés y Yasmina Guillén–, provocó una larga discusión desde septiembre de 2004, cuando algunas voces hicieron ver que una ley de esta naturaleza violaría el artículo 35 de la Constitución que establece la libertad de culto en Panamá.

Inclusive, el recientemente fallecido sacerdote católico y ex presidente del Comité Ecuménico, Néstor Jaén, expresó públicamente su rechazo a una ley que estableciera como una obligación nacional un mes para la Biblia.

Tras una serie de modificaciones, que incluyó el cambio de la palabra Biblia por el de Sagradas Escrituras, la comisión de educación aprobó el proyecto en primer debate, en diciembre de 2005.

“El concepto Biblia si discrepaba con la Constitución, como se pudo comprobar en muchas consultas, pero con el cambio ya no es discriminatorio, ni es camisa de fuerza”, explicó el diputado Dorindo Cortez, ex secretario de la citada comisión.

La iniciativa que consta de solo cuatro artículos establece el 30 de septiembre como el día de celebración de las Sagradas Escrituras. Otro de sus artículos plantea que el fin de la propuesta es “conservar, divulgar y promover la buena moral cristiana”.

Su último artículo destaca que “respetando la libre profesión de todas las religiones, así como el ejercicio de todos los cultos, se faculta a las entidades del Estado, municipios, escuelas públicas y privadas a promover el mes de las Sagradas Escrituras”.

Según el diputado Agustín Escudé, el proyecto no obliga a celebrar el mes de las Sagradas Escrituras. “Solo se reconoce, como otros países lo han hecho, un mes para la Biblia”, alegó el diputado evangélico.

Con el inicio de la nueva legislatura el pasado 1 de septiembre, el diputado oficialista Raúl Rodríguez incluyó el proyecto de la Biblia en una lista de propuestas que recomendaba fueran devueltas a primer debate para profundizar el proceso de consultas. El pleno lo apoyó el pasado 13 de septiembre.

Sin embargo, el grupo de diputados evangélicos ya citados reaccionó rápidamente, logrando revertir esta decisión. Así, esta polémica y para algunos inconstitucional propuesta, espera su turno de convertirse en ley de la República.

alc