nav
Miércoles 16 de Agosto de 2017

Gobierno español ofrecerá a evangélicos, musulmanes y judíos una financiación similar a la de la Iglesia Católica

un sistema de financiación similar al acordado recientemente con la Iglesia católica y que entrará en vigor en 2008, según indicaron fuentes gubernamentales.

  • Política    
  • 20 oct 2006   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Gobierno ofrecerá a las tres confesiones consideradas «de notorio arraigo» en España -judíos, evangélicos y musulmanes- un sistema de financiación similar al acordado recientemente con la Iglesia católica y que entrará en vigor en 2008, según indicaron fuentes gubernamentales, que posteriormente fueron confirmadas por responsables de las principales religiones minoritarias de nuestro país. Desde 1992, estas confesiones tienen suscritos convenios de cooperación con el Estado español.

Según dichas fuentes, representantes del Ejecutivo y de las distintas confesiones ya han tenido diversas «tomas de contacto informales» para abordar la financiación de las entidades religiosas no católicas, y se espera que en breve -probablemente antes de finalizar el presente mes de octubre- se produzca el primer contacto formal para evaluar las posibilidades de que judíos, musulmanes y evangélicos puedan acceder a un modelo que permita a los contribuyentes que así lo deseen donar parte de sus impuestos a iniciativas y proyectos relacionados con estas confesiones.

De hecho, responsables islámicos, judíos y protestantes han remitido ya a la Dirección General de Asuntos Religiosos los correspondientes informes económicos donde se reclama un porcentaje en el IRPF «por el procedimiento técnicamente más adecuado».

No obstante, dentro de la comunidad evangélica hay dudas sobre si la aportación estatal «perpetúa un mal sistema», mientras que buena parte de la Comunidad Judía teme que la inclusión de una casilla en favor de esta confesión pueda servir para elaborar un censo de quienes se declaran judíos en nuestro país.

Evangélicos: la oferta, del Gobierno
Desde 2005, el Ministerio de Justicia canaliza a través de la fundación «Pluralismo y Convivencia» una partida de fondos (el año pasado apenas alcanzó los tres millones de euros) para la financiación de proyectos de entidades evangélicas, islámicas o judías, que en ningún caso pueden destinarse al culto o al pago de salarios de pastores, imanes o rabinos, así como a retribuir a los profesores de Religión.

Sin embargo, y tras el acuerdo alcanzado con la Conferencia Episcopal para mantener «de modo indefinido» su presencia en el IRPF, con una dotación del 0,7% de los impuestos de aquellos contribuyentes que marquen la «X» en la casilla de la Iglesia católica, responsables de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede) y de la Comisión Islámica Española (CIE) han reclamado que «termine el trato de favor» hacia la Iglesia, permitiendo a los ciudadanos «la oportunidad de contribuir con sus impuestos, con una fórmula análoga a la empleada con la Iglesia católica, en beneficio de las actividades de, al menos, las confesiones religiosas que tienen acuerdos de cooperación con el Estado».

En una nota oficial, la Ferede «felicita al Gobierno y a la Iglesia católica por el acuerdo alcanzado», un sistema que considera «más justo» que el anterior. Al tiempo, la organización evangélica ha instado al Ejecutivo a «ofertar» una situación análoga para las otras confesiones, «con independencia de que -siendo éste un tema delicado- la Ferede deberá presentarla a sus Iglesias para que éstas se manifiesten a favor o en contra».

La otra institución evangélica, Alianza Evangélica Española (AEA), también emitió un comunicado donde incidía en que «las confesiones religiosas deberíamos renunciar a recibir dinero público del Estado», calificando el acuerdo con la Iglesia católica de «parche que perpetúa un mal sistema» y que «va a provocar un «efecto llamada» para el resto de confesiones».

Judíos: dudas sobre la casilla
Las iglesias protestantes en España están repartidas en 2.200 congregaciones, con una cifra estimada de 1.200.000 fieles, muchos de los cuales son extranjeros residentes.

Por su parte, la comunidad judía envió hace escasas fechas un informe al Gobierno en el que critican que el actual modelo tributario sólo beneficie a los católicos, aunque la base de su feligresía (40.000 judíos en España, con alrededor de 30 sinagogas), no se muestra muy a favor de que se incluya una casilla para esta confesión en el IRPF.

Islam: exención de impuestos
Finalmente, los dirigentes musulmanes Mansur Escudero y Riay Tatary presentaron hace poco tiempo otro borrador de convenio en el que reclaman «un porcentaje del rendimiento de la imposición sobre la renta o el patrimonio neto u otra de carácter personal, por el procedimiento técnicamente más adecuado».

Del mismo modo, reivindican la exención de impuestos para otras actividades, como la difusión de mensajes, traducciones o libros religiosos para dar a conocer el Islam o sus actividades. En la actualidad, existen alrededor de 800.000 musulmanes en España.

Riay Tatary, responsable de las Comunidades Islámicas de España (Ucide), reclamó a finales del pasado mes de septiembre el inicio de contactos con el Gobierno español para acabar con lo que ha calificado de «agravio comparativo con la Iglesia católica». Algo que, según pudo saber ABC, ya se está produciendo, y que en las próximas semanas podría fructificar en un acuerdo estable.

Abc