nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Rice invoca la religión para promover la reconciliación en Medio Oriente

El ministro de Exteriores egipcio, Ahmed Abul Gheit, señalando a la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice.

  • Política    
  • 17 oct 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, que prepara en Oriente Medio una muy esperada reunión de paz, invocó este miércoles la religión para promover la reconciliación entre israelíes y palestinos, durante una visita a la Basílica de la Natividad.

Pese a una agenda muy apretada, Rice, que es muy creyente, encontró un momento para orar en la Basílica de Belén, la ciudad natal de Jesucristo, en Cisjordania.

Rice comenzó visitando la parte de la basílica reservada a los griegos ortodoxos antes de pasar a la parte armenia, más católica, según miembros de su entorno.

“Estar aquí, en el lugar natal de nuestro Señor y nuestro salvador Jesucristo, fue una experiencia muy especial y muy emocionante”, declaró Rice a los periodistas en el claustro de la basílica.

“Para mí es un recordatorio (…) de que estas grandes religiones monoteístas que poblaron esta tierra conjuntamente tienen una oportunidad de superar sus divergencias y dejar de lado sus rencores, de transformar el poder de la religión en un poder de reconciliación y no de división”, añadió.

La ministra palestina de Turismo, Julud Duaibess, saludó una “visita inolvidable” de Rice, primer jefe de la diplomacia estadounidense que viaja a Belén desde Madeleine Albright en 1999.

“Espero que esta visita dé a la secretaria de Estado la energía necesaria para superar el desafío de la preparación de la conferencia y que ésta aportará la paz a la región y a los territorios palestinos”, añadió.

En torno a la basílica y en la ruta tomada por el convoy de Rice se impusieron medidas de seguridad draconianas. Las calles de la ciudad, cuya economía se vio duramente afectada por los cierres y la barrera de separación levantada por Israel, estaban prácticamente desiertas.

Mientras Rice visitaba la basílica, decenas de palestinas, madre de presos detenidos en Israel, se reunieron en el exterior para exigir su liberación.

Rice, cuyo padre y abuelo eran pastores presbiterianos, había celebrado el lunes poder recogerse en el lugar donde habría nacido Jesucristo.

“Creo que representará una gran emoción para mí (…) empiezo a conocer la ruta de Ramalá de memoria, y esto me dará la oportunidad de visitar otra parte de los territorios (palestinos) y reunirme con la sociedad civil”, declaró.

Además de su visita a la iglesia, Rice se reunió en Belén con miembros del Gobierno palestino, con hombres de negocios y con representantes de la sociedad civil.

Después tenía previsto viajar a Ramalá para mantener un nuevo encuentro con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abas, antes de reunirse en Jerusalén con su homóloga israelí, Tzipi Livni. Por último debía mantener una cena de trabajo con el primer ministro Ehud Olmert.

La visita de Rice, la séptima que realiza a la región desde principios de año, está centrada en los preparativos de una reunión muy esperada sobre Oriente Medio que Estados Unidos quiere recibir antes de finales de año.

Al término de un encuentro con Abas el lunes, Rice llamó a palestinos e israelíes a ponerse de acuerdo sobre la elaboración de un documento “concreto” antes de la reunión internacional, juzgando que “ha llegado el momento” de crear un Estado palestino.

El martes, Rice viajó a El Cairo, donde obtuvo un apoyo prudente de Egipto a la reunión, que debería celebrarse en noviembre o diciembre en Annapolis, cerca de Washington.