nav
Jueves 21 de Septiembre de 2017

Partido Político de la mano de Pastores Evangélicos es 100% social

Prometen juntar a 10.000 fieles en el Planetario y están “en cadena de oración” por Cristina Kirchner.

  • Política    
  • 11 ago 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

De la mano de pastores evangélicos, hace cuatro meses se creó el Partido de la Gente. Su presidente trabaja con el secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli, y conoce a los Kirchner hace 20 años. La entrevista se realizó en un despacho del Ministerio de Interior. Prometen juntar a 10.000 fieles en el Planetario y están “en cadena de oración” por Cristina.

Mientras el pacto entre el Gobierno y los radicales K amenaza con romperse, el matrimonio Kirchner ya tiene un nuevo socio político, el Partido de la Gente, que si bien cuenta con apenas cuatro meses de vida, cuenta con el apoyo de buena parte de la iglesia evangélica.

“Somos un pueblo de seis millones de fieles”, advirtió a PERFIL Ricardo Quintana, presidente del partido y amigo de Néstor Kirchner, a quien conoció en Santa Cruz, cuando eran militantes peronistas.

“Los políticos saben que somos muchos, y por eso nos quieren cooptar. Nosotros ponemos el oído con todos, pero apoyamos a la Presidenta”, explicó Quintana. Es que según él, los evangelicos están cansados de que los políticos los vayan a buscar sólo unos días antes de las elecciones. “Queremos tener nuestros propios representantes en el Gobierno”, subrayó.

El Partido de la Gente forma parte del Frente Transversal. “Tenemos dos patas, el diputado Edgardo Depetri, que es nuestro padrino político, y la iglesia evangélica”, aseguró Quintana.

Por sus oficinas pasan más de 200 pedidos diarios de ayuda social. “Como somos miles, tenemos suficiente ‘poder’ para que los políticos nos atiendan el teléfono”, desafió Quintana.

Según afirmó el vocero del partido, Raúl Gómez Traba, el partido brinda asistencia a más de 300 comedores, da apoyo escolar y asesora en materia de comunicación a las cientos de radios evangélicas que están diseminadas por todo el Conurbano. “El evangelico es muy activo y quiere involucrarse en política, para cambiar las cosas”, aseguró Quintana.

“Peronista y evangelicos” La historia de Quintana aparenta estar hecha de contradicciones. Cuando tenía nueve años, su padre lo envió a repartir las cartas donde Perón instaba a sus seguidores a votar por el radical Arturo Frondizi. “Soy peronista y evangelico”, se describió Quintana. Y si bien jura que está “a muerte” con la Presidenta, también tiene una muy buena relación con el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

“Estamos orando todos los días por Cristina”·, reveló Quintana. Y señaló que existe una cadena de oración muy grande, en todo el país, “para que a la Presidenta le vaya bien” y “se le aclaren las ideas”.

A fines de diciembre de 2007, el por entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires Felipe Solá, Daniel Scioli y el flamante nuevo jefe de Gabinete, Sergo Massa, se reunieron con líderes evangelicos en un templo de San Miguel. Allí, los evangelicos les prometieron lo mismo que ahora le prometen al Gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner: votos a cambio de ayuda social y un lugar en las listas.

Pese que cada vez que habla de política es tildado de “conservador”, el 17 de marzo último, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió a Luis Palau en la Casa Rosada. El fin de semana anterior, Palau había congregado más de 100 mil fieles a lo largo y ancho del Obelisco porteño, una suma nada despreciable para cualquier partido político.

Palau es un pastor evangelista, muy carismático, que nació en la Argentina, pero que se hizo famoso a partir de sus predicaciones en los Estados Unidos y América latina. Se estima que sus predicaciones fueron escuchadas por más de 800 millones de personas, en 122 países. Palau se ha entrevistado con numerosos jefes de Estado, incluyendo siete visitas a la Casa Blanca, tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Si algo se conoce del pastor Palau, es su facilidad para congregar a las masas. En este sentido, el presidente del Partido de la Gente, Ricardo Quintana, confió a PERFIL que ya están trabajando junto a los que organizaron el último acto de Palau en la Argentina, para congregar cada vez un número mayor de fieles.

“El acto del 11 de octubre va a ser muy masivo. No somos Palau, pero le vamos a demostrar a la Presidenta que somos muchos, y que queremos apoyarla”, manifestó Quintana.