nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

El Aborto tema central en la segunda vuelta electoral de Brasil

Dilma y Serra para conseguir el voto cristiano buscan denodadamente exhibir un perfil contrario al aborto, para atraer los votos de los segmentos religiosos, según reporta AFP.

  • Política    
  • 12 oct 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Dilma Rousseff, todavía es favorita, aunque Serra está en franco ascenso, según últimas encuestas. Sin embargo, conforme va avanzando la recta final, uno de los grandes temas que dominan la segunda vuelta electoral, en Brasil, entre Dilma Rousseff y José Serra, es el aborto.

Catorce millones de votos separaron a los dos candidatos en la primera vuelta el pasado domingo, cuando Rousseff obtuvo 46,9% de los votos y Serra 32,1%, quedan fuera Marina Silva, que pese a quedar fuera de la disputa final por la presidencia de Brasil, se convierte en el verdadero arbitro, de la contienda electoral final, gracias a los casi 20 millones de votos, que captó en la primera vuelta.

Dilma y Serra para conseguir el voto cristiano buscan denodadamente exhibir un perfil contrario al aborto, para atraer los votos de los segmentos religiosos, según reporta AFP.

Muchos electores religiosos le retiraron el apoyo a Dilma Rousseff, la ex todopoderosa jefa de Gabinete del Gobierno de Lula, de 62 años, por considerar que sería favorable a la despenalización del aborto, lo que ella ha negado durante toda la campaña pero que había admitido en 2007.

“Estoy sufriendo las campañas más calumniosas que se han hecho, el presidente Lula también sufrió eso.

Quiero en este segundo turno hacer una campaña en defensa de la vida”, dijo Rousseff, en la reanudación de la propaganda electoral el viernes, mostrando en su propaganda hasta una foto de una audiencia con el Papa.

El ex ministro de Salud y ex gobernador del industrial estado de San Pablo, José Serra, de 68 años, inauguró una propaganda electoral ofensiva, con ataques directos al oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y a Rousseff, a la que comparó, por ser una “desconocida”, con el ex presidente Fernando Collor de Melo, destituido por el Congreso en 1992 por un escándalo de corrupción.

El candidato también hizo una “defensa de la vida” y hasta del “medio ambiente”, para conseguir los votos de la ambientalista Marina Silva y de las crecientes iglesias evangélicas y católicas. De acuerdo con estadísticas oficiales divulgadas ayer en el diario O Globo, el aborto clandestino mata a una brasileña cada dos días.