nav
Jueves 21 de Septiembre de 2017

Quieren a Marina Silva para atraer el voto evangélico de 20 millones en Brasil

La candidata del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, y el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), José Serra, disputarán el cargo en elecciones agendada para el día 31 de octubre, han descubierto que el voto evangélico será decisivo en el 2do turno en las elecciones presidenciales de Brasil.

  • Política    
  • 5 oct 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

La ex candidata del Partido Verde, Marina Silva, se convirtió en objeto de codicia para los dos aspirantes que disputarán la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de Brasil, este 31 octubre.

La oficialista Dilma Rousseff y el opositor José Serra, expresaron su intención de contar con el respaldo de Marina Silva, con la esperanza de atraer a su causa los cerca de 20 millones de votantes que la apoyaron en la primera ronda electoral, celebrada el pasado domingo.

La candidata del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, y el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), José Serra, disputarán el cargo en elecciones agendada para el día 31 de octubre pero han descubierto una cosa: que el voto evangélico será decisivo en el segundo turno de las elecciones presidenciales de Brasil, por tal motivo ambos quieren a Marina Silva.

La ex candidata del Partido Verde (PV), Marina Silva, fue la gran sorpresa del primer resultado electoral. De los 111,18 millones de votos emitidos (99,99% de los votos), Marina sumó 19,33% del total, es decir 20 millones de evangélicos.

“Marina aparece con una fuerza política enorme por el voto de los evangélicos, de los jóvenes y de las mujeres indecisas que votaron por ella al final”, dice científico social Ruda Ricci, en una entrevista realizada por Agencia Latinoamericana y Caribeña de Comunicación.

“Esa es la gran novedad que no esperábamos. Usted veía el voto evangélico en esos últimos días, pero no en esa fuerza que vimos en al final”, resaltó Ricci.

Ahora las elecciones presidenciales de Brasil, están en manos de los evangélicos Para Ricci, en el segundo turno Marina Silva, que integra la Asamblea de Dios, será la clave de la balanza. El voto evangélico, define dice Ricci, es un voto en bloque, fiel a la estructura de las iglesias. “donde vayan los obispos y pastores, el voto va junto”, explica.

Sin embargo, los evangélicos brasileños estarán siempre contra el aborto, contra el casamiento homosexual, a favor de la familia. En esas características, el voto evangélico no difiere del voto católico.

Marina Silva, fue una de las fundadoras del PT, ministra de Medio Ambiente en el gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Ella se desligó del partido nada más que por no sentirse cómoda en sus filas, y se integró al PV.