nav
Martes 21 de Noviembre de 2017

Pastores evangélicos, se convierten en fuertes aliados estratégicos de partidos políticos salvadoreños

Se verificó que durante el 2009 que en algunos municipios, las planillas que llevaban a un líder religioso evangélico ganaron o crecieron, a pesar de ser partidos pequeños.

  • Política    
  • 18 feb 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los pastores evangélicos de El Salvador, se están convirtiendo en fuertes aliados estratégicos de los partidos políticos. Un reportaje amplio difundido por el diario La Página, destaca la necesidad de que un consejo municipal debe estar integrada no solo por profesionales sino de un líder religioso católico y sobretodo evangélico.

Por tal motivo hasta donde la ley se los permite los partidos salvadoreños, procuran llevar en sus filas a un pastor evangélico y a un comerciante o empresario que aporte fondos para la campaña.


Todos los partidos, incluyendo al FMLN; instituto político que exige cierto período de militancia, están dispuestos a llenar sus planillas con representantes de diversos sectores, pero especialmente con liderazgo que son del dominio colectivo que tienen cercanía de la gente, muestra de ellos son los pastores evangélicos.

En los municipios donde la ley les permite más de cinco concejales con sus respectivos suplentes, los partidos deben de procurar llenar las candidaturas con miembros de todos los sectores referidos, siendo el más trascendental el del pastor evangélico, como aliado estratégico que lidera grupos de personas que a “la hora de votar responden a una orden, generalmente emanada de su pastor”, según el sociólogo y politólogo Rubén López-Hilder.

Pastores evangélicos buenos candidatos para atraer votos

Se verificó que durante el 2009 que en algunos municipios, las planillas que llevaban a un líder religioso evangélico ganaron o crecieron, a pesar de ser partidos pequeños, tal como ocurrió en San Francisco Chinameca, San Luis Talpa, Santa Rita, Mercedes Umaña y San Luis de la Reina.

“Buscamos a un pastor evangélico que surja del consenso de todos los pastores, porque somos un partido democrático, no para aprovecharnos de ellos”, dijo un pedecista en San Luis Talpa, municipio estratégico, donde se encuentra el aeropuerto internacional de El Salvador.

El mismo político reconoce que los evangélicos han crecido tanto en el municipio que ya no se puede conformar un concejo sin tener a un representante, que invite a la feligresía evangélica a votar por el partido.

El principal problema es que los evangélicos procuran mantenerse alejados de la participación activa de la política, por lo que es difícil la tarea de incorporar a un pastor, destaca el diario La Página.

“Cuando buscamos jóvenes, profesionales etc, lo difícil es incorporar a un pastor o a alguien que represente a las iglesias evangélicas, porque cuesta convencerlos y más aún, que todas las iglesias de diferentes denominaciones se pongan de acuerdo”, dice Carlos García, quien corrió como candidato a alcalde por un municipio de La Paz en un las elecciones de 2006.

Óscar Maravilla, pastor evangélico, ex concejal en el período 2006-2009, acepta que sus seguidores están a la espera de los consejos que les da el líder espiritual. “Desde mi iglesia aporté al partido como 300 votos y otros pastores amigos me ayudaron. Creo que aportamos unos mil votos, dice Maravilla, que participó en un municipio donde los votantes fueron alrededor de 5 mil distribuidos entre cinco partidos.
Evangélicos votan fielmente si es su pastor

La filosofía del fiel evangélico es que hay que dejar que los políticos hagan política, por lo que procuran mantenerse al margen. Independientemente de eso, votan y su voto vale lo mismo que un laico. Por convicción los fieles evangélicos están dispuestos a seguir el consejo de su guía espiritual.

En las elecciones presidenciales pasadas, el pastor Edgard “Toby” Beltrand, del Tabernáculo Bautista instó a sus fieles a votar por ARENA; mientras que el pastor Carlos Rivas hizo lo mismo instando a votar por el FMLN. López-Hilder sostiene que el efecto no es igual cuando se trata de “aconsejar” dirección de voto en las grandes ciudades o en las elecciones presidenciales, donde los criterios son amplios y la campaña electoral ha penetrado por la comunicación masiva e impersonal.

Contar como aliados a los pastores funciona en los municipios. Entre más pequeño es un municipio más es la influencia de los guías espirituales, por supuesto dependiendo de la cantidad de evangélicos, que en el caso de El Salvador presenta a municipios con hasta el 50 por ciento de personas evangélicas.

“No voy a mentir, si buscamos un pastor en el listado, que sea capaz de reunirse con otros pastores y que juntos nos presenten un plan, pero es difícil que acepte”, dice un dirigente de un partido opositor de Jiquilisco, municipio que es gobernado por el FMLN y donde un 30 por ciento de sus habitantes profesan la fe protestante.