Candidatura presidencial del mormón Jon Huntsman, podría irritar a evangélicos estadounidenses

Huntsman está a favor de las uniones civiles para parejas homosexuales y respalda la creación de una “bolsa de derechos de contaminación”, todas posiciones difíciles de sostener ante los votantes conservadores.

  • Política    
  • 21 jun 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Jon Huntsman, ex embajador de Estados Unidos en China nombrado por Barack Obama en 2009, anunció hoy martes su candidatura a la nominación republicana para las elecciones presidenciales del próximo año, prometiendo detener cualquier declive del poder estadounidense, informa la agencia AFP.

“No sólo vamos a elegir nuevos dirigentes. Vamos a decidir si haremos la historia de ayer o de mañana”, dijo Huntsman en un discurso pronunciado en la bahía de Nueva York frente a la Estatua de la Libertad, en el mismo lugar donde el ex presidente Ronald Reagan lanzó años atrás su campaña presidencial.

Huntsman, de 51 años, gobernó Utah, estado conservador del oeste de Estados Unidos, de 2005 a 2009. En 2008, fue reelecto con 78% de los votos, pero fue nombrado embajador en Pekín por el presidente Obama, cargo que mantuvo hasta esta primavera boreal.

Entre el electorado republicano Huntsman no goza de la notoriedad de otros candidatos declarados o posibles, como Mitt Romney o la ex candidata a la vicepresidencia Sarah Palin.

Uno de los principales desafíos de Huntsman será diferenciarse de Obama, quien aspira a la reelección en 2012, ya que sus oponentes republicanos lo acusan de haber trabajado para la administración del presidente demócrata.

Huntsman no sólo fue nombrado embajador en China por Obama, sino que apoyó el plan del presidente para reactivar la economía. Además, Huntsman está a favor de las uniones civiles para parejas homosexuales y respalda la creación de una “bolsa de derechos de contaminación”, todas posiciones difíciles de sostener ante los votantes conservadores.

Algunos analistas dicen que su fe mormona, podría irritar a los votantes cristianos evangélicos, que constituyen una parte fundamental del núcleo de los votantes republicanos.