nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

José Mujica: “Civilización occidental y cristiana es un fracaso gigantesco”

Durante un foro político “Agenda para el Desarrollo y la Inversión Social en la juventud” política, realizado la semana pasada Mujica dijo: “Nuestra civilización cristiana occidental es un fracaso gigantesco porque transformó a la vida en una apelación para gastar, consumir y acumular”.

  • Política    
  • 21 ago 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Uruguay, ha sido la “primera nación atea de América”. Recientemente legalizó el aborto y la mariguana. Su presidente, José Mujica, es comunista y abiertamente ateo.

Durante un foro político “Agenda para el Desarrollo y la Inversión Social en la juventud” política, realizado la semana pasada Mujica dijo: “Nuestra civilización cristiana occidental es un fracaso gigantesco porque transformó a la vida en una apelación para gastar, consumir y acumular.

Están perdiendo muchas horas de duración de vida en la superficie del planeta”.

Luego, agregó que “tenemos una crisis con la juventud, pero tenemos una crisis de civilización que incluye a los ancianos y el destino de la vida humana en la tierra”.

El mandatario cuestionó que los mayores quieren un mundo “arregladito”, donde los jóvenes trabajen muchas horas, paguen sus cuentas, se jubilen y mueran. “¿Será ese el destino del hombre? ¿O en las rebeldías y en las inconformidades juveniles aletea algo que no podemos definir, y tal vez un sentido de libertad y de civilización distinta?”.

“Yo soy un viejo contestatario, pero ese mundo cuadradito y organizado como nosotros creemos me está pareciendo que no hace feliz a la gente”, sentenció Mujica.

“El tiempo de amar es lo que [los jóvenes] tienen menos… La civilización se basa en el amor del hogar, un sentido de pertenencia, el respeto y la cultura de la tolerancia. Este es el mejor mensaje para sentirse joven y respetar a los jóvenes “, agregó Mujica.

El actual presidente de Uruguay de 78 años. Aunque no es un cristiano, en junio visitó al Papa en el Vaticano Francisco, donde ambos hicieron “un intercambio de información y reflexiones sobre la situación socio-política del país y en su papel en la región”.

El año pasado, dio una declaración curiosa después de asistir a una misa. “Me estoy poniendo viejo y no sé si me estoy arrimando a Dios, o no. No soy creyente (…) Dentro de mi corazón todavía no puedo o no sé creer”.

Fuente: LR21