“No voten por políticos que apoyan matrimonio gay”, advierten evangélicos paraguayos

La asociación paraguaya Somosgay considera un menosprecio a la democracia que las iglesias evangélicas pidan “no votar por los candidatos que estén a favor del aborto y del matrimonio igualitario” en las elecciones municipales.

  • Política    
  • 17 nov 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

PARAGUAY.- La Asociación de Iglesias Evangélicas del Paraguay (Asiep) ha difundido un comunicado entre sus feligreses en donde considera “ideologías que atentan contra la vida” las propuestas del favorito a ganar la Intendencia de la capital, Mario Ferreiro, y del candidato de izquierdas, Ricardo Meyer, que se enfrentan este domingo al actual alcalde, Arnaldo Samaniego, del conservador Partido Colorado.

“Estos sectores fundamentalistas intentan manipular el voto de los paraguayos y las paraguayas con un discurso de odio con una clara intención electoralista.

Este discurso de segregación no tiene lugar en la construcción de una sociedad justa, democrática, diversa e igualitaria”, sostuvo hoy Somosgay en un comunicado.

Este grupo, una de las principales organizaciones defensoras de los derechos de las personas gays, lesbianas y transexuales (LGTB) de Paraguay, considera que el país vive “un momento crítico en el que el machismo y la homofobia se siguen cobrando vidas a diario”.

En ese sentido, la organización LGTB recordó que activistas por los derechos de las personas gays “fueron brutalmente reprimidos” en el marco de la 44 Asamblea de la Organización de Estados Americanos, celebrada en Asunción el año pasado, cuando fueron increpados por miembros de la asociación de iglesias evangélicas.

“Creemos que el odio nunca puede ser admitido como argumento válido en la discusión política, por lo que festejaremos el día en que más sectores políticos, incluido el propio Partido Colorado, se empiecen a mostrar más respetuosos de los derechos humanos”, agregó.

Regulación de aborto crece

La regulación del aborto ha ido aumentando año tras año. Prácticamente en todas las naciones -un 96%- ya permiten a sus mujeres interrumpir de forma voluntaria su embarazo, según datos de 196 países recogidos por Naciones Unidas. Por otra parte, solo hay seis países que no permiten el aborto.

De los seis países que no permiten el aborto bajo ninguna circunstancia se encuentran varias regiones latinoamericanas: Chile, República Dominicana, El Salvador y Nicaragua. Estos países están al nivel del Vaticano y de Malta, ambas son las excepciones de Europa. En el Viejo Continente el 73% de las potencias permiten el aborto bajo cualquier circunstancia. Francia, Alemania, Grecia y Rusia son algunas de las 32 naciones que sirven como ejemplo.

En América Latina según un estudio del Pew Research Center, la mayoría de la gente considera que el aborto debería ser ilegal en todos o en la mayoría de los casos. Solo en Uruguay, que tiene una de las legislaciones más permisivas, el aborto cuenta con el 54% del apoyo de la sociedad. En Cuba también es legal, pero no se han incluído datos de la isla en el estudio.

Uruguay es el único país latinoamericano en el que el apoyo al aborto supera el 50%. Justo por detrás se encuentra Chile (47%), Argentina (37%) y México (31%). Los más reacios a que el aborto sea legal son Paraguay (solo un 5% considera que sería conveniente una legislación favorable), Guatemala (7%), El Salvador (10%) y Honduras (11%). En cuanto a los hispanos que residen en EEUU, se muestra a favor de la interrupción voluntaria del embarazo.

Los países que piensan que el aborto debería ser ilegal en cualquier caso son, en primer lugar, Paraguay (el 95%, según el estudio del Pew Research, considera que es una práctica ilegal), seguido de GUatemala (92%), El Salvador (89%) y Honduras (88%).

Latinoamérica dividida por matrimonio gay

Una vez más, el único país en el que más de la mitad de los ciudadanos está a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo es Uruguay: un 62% frente al 31% que se opone. En Argentina y Chile están más divididos (52% frente a 40% y 46% contra 42% respectivamente).

Los hondureños se oponen al matrimonio homosexual de manera clara: un 83% frente al 13% que se manifiesta a favor. En Guatemala (83%) la oposición también es clara, igual que en El Salvador (81%) o Paraguay (80%).

Si se analizan los datos teniendo en cuenta la religión, nos encontramos con que los protestantes son más contrarios al matrimonio homosexual que los católicos. En Puerto Rico, por ejemplo, el 72% de los protestantes rechaza el matrimonio gay, un 27% más que los católicos. La tendencia es similar en otros países como Venezuela, Uruguay, Brasil, Argentina, Colombia, Costa Rica, Chile y México.

Por otra parte, en los lugares en que se realizó el análisis y los encuestados aseguraron no tener afiliación religiosa la aceptación del matrimonio entre gais y lesbianas era mayor.