Candidatos a presidencia de EEUU compiten por quién es “más cristiano”

Este año parece ser una disputa interna muy feroz entre los pre-candidatos republicanos para tratar de demostrar quién es “más cristiano”. Entre los principales, hay varios perfiles diferentes y cada uno está recibiendo el apoyo de un grupo diferente de pastores.

  • Política    
  • 15 feb 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- Los Estados Unidos tienen una larga tradición de presidentes que se declararon evangélicos. El tema “fe” es muy importante en algunos de los estados donde los candidatos presidenciales disputan las primarias. Quién obtiene más votos del estado se establece como candidato oficial.

La elección en suelo estadounidense siempre está polarizado entre dos partes principales: el republicano y el demócrata. Aunque, en esencia, son muy similares, por lo general los republicanos utilizan el tema de los valores cristianos en sus plataformas.

Este año parece ser una disputa interna muy feroz entre los pre-candidatos republicanos para tratar de demostrar quién es “más cristiano”. Entre los principales, hay varios perfiles diferentes y cada uno está recibiendo el apoyo de un grupo diferente de pastores.

Donald Trump, de 69 años, es el más conocido por ser un excéntrico multimillonario y de comandar el programa de TV “Aprendiz”. Él ha dicho públicamente que sería “el mayor representante de la fe cristiana” si se trata de la presidencia.

Recientemente en la Universidad Liberty, la mayor universidad cristiana de EE.

UU., Trump se perdió en el momento de citar la Biblia. Cuando le preguntó la prensa, dijo que se creó en una familia evangélica, pero se negó a comentar a que iglesia iba.

Según las investigaciones, Trump es el favorito para ganar la nominación republicana. A finales del año pasado, recibió oración, aunque no admite de forma normal, a varios pastores pentecostales como Paula White, la pareja Kenneth y Gloria Copeland, Jentezen Franklin, David Jeremiah, Jan Crouch, Steve Munsey, George Bloomer, Darrell Scott y Clarence McClendon.

En segundo lugar en las encuestas, el senador de Texas, Ted Cruz, de 45 años, está hablando más abiertamente sobre su fe en Jesús y la defensa de los valores bíblicos. Precisamente por esta razón está siendo llamado por los medios “fundamentalista religioso” y “ultraconservador”.

Después de ganar las primarias en Iowa, dijo que “si los cristianos y personas de fe van a votar de acuerdo a sus valores… vamos a ganar y transformar el país de ellos”.

Él es el hijo del pastor Rafael Cruz, quien dijo que su hijo fue “ungido” para el trabajo. Él ha recibido un gran apoyo de importantes líderes evangélicos como Franklin Graham y Mike Bickle, de IHOP. De hecho, tiene una “red” de pastores que trabajan en favor de su candidatura en varios estados.

En sus últimos discursos, atacó a las “creencias cristianas” de otros precandidatos de su partido, pidiéndoles ser más audaz al declararlas.

Menos bien situado en las primarias está el senador por la Florida Marco Rubio, que es considerado conservador religioso. Él es católico, pero admite haber asistido “a veces” a la iglesia evangélica Christ Fellowship.

Criticado por hablar de la fe, declaró recientemente: “Queremos que el próximo presidente sea una persona influenciada por su fe. Porque si la fe hace que usted se preocupe por los más necesitados, esperamos que nuestros líderes la tengan. En cuanto al presidencia, se lo aseguro, mi fe no sólo influye en cómo voy a gobernar como presidente, pero influirá la forma en que vivo mi vida”.

El neurocirujano Ben Carson, de 64 años, que es adventista, fue considerado uno de los favoritos para derrotar a Trump. Es reconocido internacionalmente en el campo de la medicina, y ahora hace su debut en la política de este año.

Conocido por su inteligencia, recibió el apoyo de algunos ministros, pero la prensa lo ha ridiculizado por algunas declaraciones de ” fe”, como la realidad de Génesis.

En una entrevista reciente, dijo que está aspirando a ser presidente después de recibir “un llamado de Dios”.

Mike Huckabee, ex ministro bautista, volvió a competir este año. Ya había intentado hace cuatro años, pero este 2016 renunció a la carrera presidencial antes de tiempo debido a la falta de apoyo político y financiero.

En el lado de los demócratas, Hillary Clinton. La ex primera dama, ex senadora y ex secretaria de Estado, sus posiciones son controvertidas. Casada con el ex presidente Bill Clinton, fue vista con su marido y su hija constantemente en cultos de una iglesia metodista.

Esta semana su hija Chelsea dijo sentirse ‘ofendida’ cuando alguien cuestiona la fe cristiana de su madre. Sin embargo, ella es una defensora activa para cuestiones como el derecho al aborto y los derechos de los homosexuales, que apenas ha ganado apoyo en algunos pastores ‘progresistas’.

Las votaciones presidenciales serán el 8 de noviembre.

Original