Por abuso sexual detienen a sujeto que se proclamaba como seguidor del diablo

Dijo pertenecer a una secta satánica denominada Luciferiana, que poseía grandes poderes sobre las personas y que obedecía las órdenes de Lucifer.

  • Sectas    
  • 7 mar 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un sujeto que se autodenominaba “brujo seguidor de Satanás” fue arrestado por la policía civil por someter a reiteradas violaciones y abusos sexuales a varios miembros de su familia, en Los Andes, Quinta Región.

Según informan medios de la zona, la detención la efectuaron funcionarios de la Brigada de Delitos Sexuales en una vivienda de calle Eduardo Frei. El sujeto fue identificado con las iniciales R.E.R., de 64 años, apodado “El Brujo”.

Se acusa al individuo de tener directa participación como autor del delito de abuso sexual en contra de dos hijas de 12 y 15 años y violaciones reiteradas en perjuicio de dos hijastras de 39 y 40 años.

La sórdida historia se remonta a 1976 cuando el individuo estableció una relación de convivencia con una mujer madre de seis hijos. Al poco tiempo reveló su verdadera personalidad, y comenzó una serie de malos tratos físicos y abusos sexuales.

Dijo pertenecer a una secta satánica denominada Luciferiana, que poseía grandes poderes sobre las personas y era integrante de esa comunidad con un cargo de jefe, y que obedecía las órdenes de Lucifer. En base a estas creencias, engañó a dos de sus hijastras, que en ese tiempo tenían 12 y 13 años.

A todo su entorno dijo que debían obedecerlo por su contacto estrecho con Satán. La familia por miedo le obedecía.

“Decía que tenía poderes y que podía usarlos en contra de las personas”, comenta el jefe de la brigada andina, comisario Miguel Galleguillos.

Su conviviente lo abandonó pero las hijastras se quedaron junto a él. A las dos, cuando niñas, las llevaba a un cerro en el sector El Patagual donde simulaban una sesión espiritista en contacto con demonios.

“Allí las desnudaba y utilizaba un cortaplumas que introducía en su vagina con la intención de cortar su himen, que representaba el mal, luego procedía a violarlas. A las mujeres les decía que por mandato de su jefe debía poseerlas, tener relaciones si querían vivir, a cambio de eso iba a tener grandes tesoros. Nos extraña que la gente le creyera, así abuso de ellas y las embarazó”, reveló el oficial.

Por cálculos de la policía se estima que el hombre tiene entre 25 y 30 hijos, algunos en Valparaíso, Santiago y otras zonas de la región. Producto de esas violaciones reiteradas, el sujeto engendró ocho hijos con ambas hermanas.

Durante todos estos años la vida de la familia fue un calvario, ya que se vivió un ambiente de constante violencia intrafamiliar, con fuertes golpizas a niñas y hombres con objetos contundentes, los que hasta hoy presentan una serie de cicatrices.

También volvió a cometer abusos sexuales, esta vez en contra de dos ‘hijas-nietas’, de actualmente 12 y 15 años, a las que realizó tocaciones de connotación sexual. Ambas se encuentran internadas en un hogar transitorio de San Felipe como medida de protección por las agresiones físicas, sexuales y sicológicas que sufrían, además que la madre de ellas falleció.

En su domicilio, el imputado atendía a clientes en las ciencias ocultas, preparaba yerbas medicinales para curar males como el cáncer y efectuaba ‘trabajos’ para sacar sus males. El comisario Galleguillos afirmó que en los antecedentes aportados a la investigación, solicitaron que se le realicen exámenes mentales al violador dado que es evidente que registra alteraciones a su personalidad.

“Todo el sector lo conocía como El Brujo, tenía su clientela, leía el tarot. Decía a su familia que en las noches se iba a juntar con los miembros de la secta, que era 60 integrantes, y todos eran jefes en distintas partes del mundo. El era un representante acá en Los Andes”, expresó Galleguillos.

Agregó que “los llevaba al cerro, invocaba a los de la secta y hacían reuniones, a la familia los hacía callarse y miraban asustados y acordaban que le obedecieran o si no morían. Era un brujo pillo”, acotó.

El arresto del sujeto también obedeció a que infringió una medida cautelar de no acercarse a su familia por una denunciad de violencia. Ayer se hizo el control de la detención donde quedó en prisión preventiva por los dos meses que dure la investigación del fiscal Mauricio Navarro.

El jefe de la Brisexme sostuvo que hasta ahora se ha podido establecer las violaciones a sus dos hijastras, y los abusos a sus dos hijas, pero que no se descarta que existan más víctimas, las que serían clientes que fueron a sanarse con El Brujo.

La Nación