nav
Jueves 14 de Diciembre de 2017

“Pare de sufrir” se presenta ahora en España con el nombre de “Familia unida”

“La secta de origen evangélico fundada por el brasileño Edir Macedo continúa multiplicando sus denominaciones, para poder moverse mejor a pesar de las críticas y de las denuncias en toda Iberoamérica”.

  • Sectas    
  • 16 oct 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Según ha podido saber la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD), también conocida como Comunidad Cristiana del Espíritu Santo, y como “Pare de sufrir”, emplea en España otro nombre: “Familia unida”. “La secta de origen evangélico fundada por el brasileño Edir Macedo continúa multiplicando sus denominaciones, para poder moverse mejor a pesar de las críticas y de las denuncias en toda Iberoamérica”, señala Luis Santamaría, miembro de la RIES.

Durante este verano se han podido ver por Madrid papeles de propaganda encabezados por el título “Porque te importa tu familia”. Continúan diciendo: “Si en tu casa hay desunión, peleas, odio, resentimiento, vicios, enfermedades, pobreza, infidelidades, etc. Participa de la oración por la familia y verás que ese problema familiar tiene solución”. Convocan al público a acudir los domingos a las 10 de la mañana, sin señalar nada más que un número de teléfono y una página web sobre sus organizadores. “Por supuesto, no aclaran en ningún lugar su vinculación con la secta neopentecostal fundada por Macedo”, añade Santamaría.

En la web de “Familia unida” se preguntan si es un evento religioso, y ésta es la respuesta que ofrecen en su empeño proselitista: “No, porque un acto religioso persigue determinados dogmas y filosofías, y éste no es el objetivo. Nosotros ayudamos a las personas a reconocer su lado espiritual y que para ser más realizados es necesario cuidar de esta parte de la vida. Además, este evento es para todo tipo de personas, independientemente de creencias religiosas o sensibilidades”.

La contradicción es notable cuando señalan que en el acto ofertado “se combinarán enseñanzas prácticas con el poder de la oración. La enseñanza te podrá capacitar para ayudarte a ti mismo; y la oración te traerá fuerza espiritual para que puedas alcanzar los propósitos que SÓLO Dios puede realizar en el carácter de sus familiares y en su propia vida”. Los destinatarios del mensaje publicitario están claros en la web enmascarada de la IURD: “Es para todos los que: Saben que su vida puede mejorar pero simplemente no saben cómo. No están seguros de las decisiones que deben tomar en la vida y necesitan una dirección. Necesitan que algo positivo ocurra de manera urgente, aunque les resulte difícil creer en ello, hasta el punto de que esto suponga un verdadero desafío”.

También aclaran en la página de Internet de “Familia unida” que la participación es gratuita. Se ofrecen las direcciones de la asociación, que son 10 en Madrid, y otros 7 en otras provincias (2 en Barcelona, L’Hospitalet de Llobregat, Valencia, Vigo, Lorca y Murcia). Como señala Luis Santamaría, “son las mismas direcciones que tiene la Iglesia Universal del Reino de Dios, o comoquiera que se llame según el lugar y el momento, y esto no es una casualidad. Que no digan después que nos inventamos conexiones que son falsas. Se trata del mismo perro con distinto collar, y ahora toca la ayuda a las familias como medio de proselitismo”.

IURD, sectas e inmigración en España.
Hace poco el medio digital español centrado en la población inmigrante Ocio Latino publicó un artículo sobre la influencia de los nuevos cultos en los latinoamericanos que residen en España, y hacía una alusión a la nueva denominación de la IURD. Reproducimos los apartados más interesantes de este reportaje.

“Me gusta mucho que cuando los Testigos de Jehová me visitan en mi casa, oran por mi hija durante mucho tiempo y eso me reconforta por estar lejos de ella” dice Jackeline Ramírez, una dominicana que hace 4 años vive en España y que desde hace unos meses recibe a los predicadores de este grupo, a quienes conoció en una de las calles de su barrio. “Aún no me he convertido porque no me han convencido del todo. Hay cosas que no comparto con ellos como la prohibición de poder donar sangre. Sin embargo, no puedo negar que me gusta que vengan a mi casa y me dediquen dos o tres horas de su tiempo”, afirma.

Palabras que reflejan algunas de las razones que motivan a algunas personas a cambiar o por lo menos acercarse a otros cultos. Evangélicos y Testigos de Jehová, entre otras confesiones religiosas, brindan a sus fieles mucha cercanía y, por así decirlo, una atención personalizada. En el caso de Jackeline, por ejemplo, como aún no se decide a ir a su culto, son los Testigos de Jehová los que van a su casa a orar, a conocer más de cerca su vida y sus necesidades y ofrecerle respuestas que ella andaba buscando.

Otra de las sectas que en los últimos años se ha fortalecido en España es la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo. Ya tienen 14 centros en el país. Sólo en Madrid tienen siete sedes en las que se congregan semanalmente cerca de dos mil personas. Según el presidente y ministro de culto, Antonio de Francisco Cantúa, el 60 por ciento de quienes acuden son inmigrantes. En las sedes ubicadas en zonas con más población extranjera, agrega, el porcentaje de nuevos fieles aumenta.”Cuando un inmigrante o cualquier persona se acerca a esta Iglesia a averiguar sobre nuestra obra, de inmediato un pastor lo recibe e inicia un proceso de acompañamiento y de búsqueda de soluciones a sus problemas, bien desde lo espiritual o desde lo material. Lo importante es que sienta que desde ese primer momento lo empezamos a tratar como un miembro más de la familia” dice Cantúa.

La peruana Elsa Zapata hace 15 años que es miembro de la comunidad del Espíritu Santo. Bautizada en el catolicismo en su país de origen, explica el cambio. “Vine a esta comunidad cristiana en busca de ayuda porque tenía una crisis de pareja y la encontré. No me convertí de la noche a la mañana, pasó un año, tuve recaídas, pero luego de entender desde la fe tomé la decisión de convertirme con libertad. Mi esposo vio a una mujer nueva en mí y nuestros problemas terminaron”. En el caso de esta peruana, su esposo respeta su credo religioso aunque él siga confesándose católico. Antonio de Francisco asegura que en la IURD “las personas son libres de decidir si quieren o no formar parte de la comunidad. Nunca se les pide que abandonen su religión”.
Estos grupos crean permanentemente estrategias para atraer nuevos miembros. Es el caso de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo, sus programas llevan nombres llamativos como Pare de sufrir, Familia unida o Cambia tu suerte. La mayoría de estos movimientos y sectas realizan obras sociales entre los más necesitados, como la entrega de alimentos y de ropa. Y organizan además actividades participativas que atenúan la soledad del inmigrante.

Antonio de Francisco Cantúa rechaza los calificativos de secta o de hacer de la iglesia un negocio. Lo de secta no es cierto, afirma tajantemente, mostrando su registro ante el Ministerio de Justicia de España y lo de negocio, menos. Alega que por ahora en España sólo la Iglesia católica recibe subvención del Estado y por eso “las demás no pueden menos que sobrevivir con las ofrendas y diezmos que voluntariamente quieran dar los miembros de su comunidad”.

RIES