nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

El espiritismo en Brasil sigue creciendo, revela el lanzamiento de un libro

El material ha sido elaborado para mostrar la “fuerza” del movimiento que se originó en Francia, pero fue en Brasil, donde ha alcanzado el mayor número de seguidores. El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) dijo que Brasil tiene 3,8 millones de personas que dicen ser espiritistas.

  • Sectas    
  • 8 nov 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

La revista ISTOÉ esta semana destacó el lanzamiento del libro: “Kardec, a Biografia” (ed. Record), escrito por el periodista Marcel Souto Maior. “Kardec tuvo que ir más allá de la religión para crear toda una doctrina en tan sólo 13 años”, explica.

El material ha sido elaborado para mostrar la “fuerza” del movimiento que se originó en Francia, pero fue en Brasil, donde ha alcanzado el mayor número de seguidores.

Aunque es una práctica pagana antigua, el pionero del espiritismo moderno era profesor Hippolyte Léon Denizard Rivail. Miembro destacado de nueve sociedades científicas, él escribió unos 20 libros sobre pedagogía en la Francia del siglo XIX.

Pero su vida cambió cuando comenzó su búsqueda para el aspecto trascendente de la vida. Creyendo que la revelación era hecha por un espíritu, cambió su nombre por el de Allan Kardec. Él escribió “El Libro de los Espíritus” (1857), también fundó la Sociedad Parisiense de Estudios Espiritistas y pasó a escribir diferentes libros sobre el tema y una publicación mensual. Él es considerado hoy el “gran codificador de la doctrina”.

Él murió en 1869 y fue víctima de un aneurisma cerebral.

En esa época, su doctrina tuvo oficialmente siete millones de seguidores. Desde entonces siguió creciendo, a pesar de la fuerte oposición de la Iglesia Católica en Europa. Sus libros fueron quemados en público. Medios y seguidores del espiritismo fueron condenados por sus prácticas.

Souto Maior dijo: “Kardec era político. Después de la pelea, midió sus palabras con la Iglesia y sabía que esto iba a traerle publicidad”.

En la actualidad, la tumba de Kardec está en el cementerio de Père-Lachaise en París, hay más mensajes en portugués que en francés. No es por casualidad.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) dijo que Brasil tiene 3,8 millones de personas que dicen ser espiritistas. Sumado a estos 30 millones de “simpatizantes”, defienden la Federación Espiritista Brasileña. Oficialmente, entre 2000 y 2010, el número de seguidores del espiritismo creció 65% en Brasil. Según la Federación, sigue creciendo. Es un tema recurrente en las novelas y programas de televisión brasileña.

Geraldo Campetti, vice-presidente de la Federación Espiritista Brasileña, dispone lo siguiente: “Nuestra población acepta bien la idea de la vida después de la muerte”.

Para muchos estudiosos del tema, el kardecismo es una creación brasileña porque les muestra 3 factores que ayudaron a formar esta doctrina nacional: el sincretismo brasileño (en particular, porque para los católicos la idea de hablar con los santos muertos era común), la proximidad entre el espiritualismo y el cristianismo en la enseñanza de las buenas obras, y finalmente, la divulgación de las enseñanzas a través de Chico Xavier.

La llegada del espiritismo a Brasil fue en 1860. El médico y político Bezerra de Menezes tradujo los libros de Kardec al portugués. Sin embargo, sólo 100 años más tarde causaría una “explosión la doctrina”, en gran parte debido a los escritos por medio Chico Xavier. Que murió en 2002, dejó más de 450 libros publicados. Uno de ellos se llamaba simplemente “Brasil, Corazón del Mundo, Patria del Evangelio”, que abordaba una interpretación del espíritu del Evangelio.

Marcel Souto Maior, escribió su biografía, “Las Vidas de Chico Xavier”, que vendió más de un millón de copias. El éxito produjo una versión de la película, que atrajo a 3,4 millones de espectadores a los cines. Ahora, el autor de dos obras, dice que lo mismo ocurrirá con la historia de Allan Kardec. “La película debería estar lista el próximo año”, dice.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de ISTOÉ