nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

“Aceptar un marido con otras esposas es vivir en adulterio dentro del hogar”, dice ex mormona

Munn, resaltó la discriminación de los mormones contra las mujeres. “Dentro de una poligamia basada en el mormonismo, no nos dejan muchas opciones, porque las escrituras mormonas enseñan que si una mujer no da su consentimiento a la poligamia, Dios lo destruirá”, dijo.

  • Sectas    
  • 3 mar 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Una ex-polígama mormona, quien fue integrante de una unión conyugal con participación de varias mujeres, relató recientemente de que aceptar la unión de un esposo con varias esposas es como sufrir con el adulterio con el amante dentro del hogar.

Marion Munn, fue parte de un matrimonio plural durante dieciocho años, después de convertirse al fundamentalismo mormón, de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Sin embargo, incluso después de haber vivido tanto tiempo en esas condiciones, Munn dijo que no estaba contenta y ahora prefiere hablar de los riesgos habituales.

“Hay que sonreír y fingir que todo está bien, porque eso es parte de la cultura. Así que para entrar en ella, yo personalmente no quise vivir, porque me sentía obligada a aceptar algo que ellos imponen como una cuestión de fe”, señaló Munn al diario británico Daily Mail.

En 2013, el estado de Utah, al oeste de EE.UU., donde gran parte de la población es mormona, decidió aumentar la libertad de las familias polígamas. Por lo tanto, una determinación previa a la cohabitación fue anulada por violar la libertad de religión.

Como contraste con el caso de Munn, Kody Brown, patriarca mormón, sostiene que la poligamia es una forma de vida perfectamente normal y aceptable, si todas las personas están de acuerdo con lo establecido con anterioridad.

“Si bien sabemos que muchas personas no aprueban las familias plurales, esta es la forma en que vivimos nuestra familia, basado en nuestras creencias”, dijo Brown con la esperanza de que hay un respeto mutuo entre personas de otras unidades familiares.

Al final, Munn, plantea otro contrapunto para resaltar la discriminación de los mormones contra las mujeres. “Desde luego, dentro de una poligamia basada en el mormonismo, no nos dejan muchas opciones, porque las escrituras mormonas enseñan que si una mujer no da su consentimiento a la poligamia, Dios lo destruirá”, dijo.

“Por lo que, en mi caso, cuando entré en eso, personalmente no quería hacerlo pero me sentía obligada como un asunto de fe”.

Un estudio realizado en 2011 por la Universidad de British Columbia, halló mayores niveles de delito, violencia, pobreza y desigualdad de género en las comunidades que la practican que en las monógamas.

La ONU llamó a prohibir la poligamia luego de que esta práctica estuviera en el centro de escándalos como el de Warren Jeffs, el líder fundamentalista mormón sentenciado a cadena perpetua por abuso sexual de niños en 2011.

La principal rama de la fe mormona, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, renunció a la poligamia en la década de 1890 por presión del gobierno de Estados Unidos.

Aunque algunas ramas de la religión continúan con esta práctica, las cifras exactas de polígamos son difíciles de conseguir. Algunas estimaciones dicen que alrededor de 40.000 residentes de Utah viven en matrimonios plurales.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Christian Post