nav
Sábado 03 de Diciembre de 2016

Cristianos boicotean una “misa negra” realizada en Oklahoma

Curiosamente, en las afueras del City Civic Center de Oklahoma, cerca de 1.600 cristianos, en su mayoría católicos se reunieron para protestar contra un culto satánico.

  • Sectas    
  • 26 sep 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

HUFFINGTON POST.- Desde que se anunció la realización de una “misa negra” el día 21, la ciudad de Oklahoma se convirtió en un centro de debate nacional por la libertad de expresión. Un grupo llamado Dakhma of Angra Mainyu Syndicate anunció que había robado una hostia consagrada de una iglesia católica que sería utilizada en un ritual. Sin embargo, amenazados de ser procesados los anfitriones devolvieron la hostia.

A pesar de la oposición luego lograron alquilar un lugar en el City Civic Center, que abriga una iglesia evangélica.

En el mismo lugar aunque en lugares separados, los satanistas rindieron culto al Diablo. Sin embargo, el evento fue un fracaso ya que ellos habían vendido 88 entradas, pero sólo 42 personas fueron al lugar.

Curiosamente, en las afueras del City Civic Center de Oklahoma, cerca de 1.600 cristianos, en su mayoría católicos se reunieron para protestar. Viniendo de diferentes ciudades del Estado, cantaron y oraron para que el Diablo salga de la ciudad. Los manifestantes portaban crucifijos, biblias y pancartas de protesta.

El Dakhma tiene como fundador a Adam Daniels, que ha sido arrestado por asalto sexual. Invitó a las bandas de heavy metal y punk para comenzar la adoración satánica.

Usando un manto negro, se sentó junto a su mujer desnuda en un altar donde se realizó un ritual que se burlaba de la Última Cena. El evento duró cerca de dos horas e incluyó una especie de sermón.

En una entrevista con la televisión local, dijo: “Pedimos la bendición e hicimos ofrendas a Satanás… Tomamos todas las cosas que normalmente se hacen para asemejarse al cuerpo de Cristo y lo reconsagramos de la manera que el diablo lo quiere”.

Además explicó que el ritual conocido como “misa negra” es una tradición que viene desde el siglo XIV y que es una expresión religiosa legítima. Con diferentes manifestaciones en Internet, una petición ya reunió cerca de 100 mil firmas pidiendo que el gobierno municipal no alquile más espacio para los satanistas.