Testigos de Jehová ocultaron más de mil casos de abusos sexuales a menores

“La evidencia de que hubo 1.006 presuntos autores de abusos sexuales a menores identificados como Testigos de Jehová desde 1950 y que ninguno fue reportado por Iglesia a las autoridades seculares será puesta ante la Comisión Real”, dijo Angus Stewart.

  • Sectas    
  • 3 ago 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

AUSTRALIA.- Los Testigos de Jehová de la iglesia australiana ocultaron más de 1.000 casos de abuso sexual infantil en los últimos 60 años, según una investigación del Gobierno.

Desde que en 2013, se creó la Royal Commision de Australia con el objetivo de dar respuesta institucional a los casos de abusos sexuales infantiles que se produjeran dentro de la iglesia católica australiana, esta institución ha desempeñado un amplio mandato en el que ha investigado a organizaciones religiosas y seculares.

Angus Stewart, consejero superior asistente en la Comisión, dice que los Testigos de Jehová, es una secta insular con reglas diseñadas para detener los informes sobre abusos sexuales.

“La evidencia de que hubo 1.006 presuntos autores de abusos sexuales a menores identificados como Testigos de Jehová desde 1950 y que ninguno fue reportado por “Iglesia” a las autoridades seculares será puesta ante la Comisión Real”, dijo Angus Stewart.

Los Testigos de Jehová, cuya sede principal se encuentra en EEUU, están integrados por alrededor ocho millones de personas en el mundo y son conocidos por sus ministerios de relaciones exteriores, así como sus campañas puerta a puerta.

En Australia, hay alrededor de 68.000 miembros, dijo Stewart.

Se espera el testimonio de dos miembros de la secta, identificados como BCB y BCG, que contienen acusaciones contra los miembros más ancianos de la falsa iglesia que desalentaban a denunciar sobre los abusos.

Stewart describió varios fracasos institucionales para proteger a los niños o censurar a los presuntos abusadores, incluyendo la doctrina liberadora de los ancianos de la falsa iglesia que encubre su responsabilidad de reportar el abuso, pese a que no existía obligación legal para hacerlo.

Aunque la secta expulsó 401 miembros después de las audiencias, permitió que 230 de ellos volvieran y 35 regresaron en varias ocasiones.

La falsa iglesia también levantó barreras a su proceso interno, imponiendo que dos o más personas testifiquen antes de proceder a un “comité judicial”. Lo que ha bloqueado 125 acusaciones, dijo Stewart.

Fuente: REUTERS/Mundo.Es